domingo, 11 de noviembre de 2018

Al atardecer (Nora Roberts)



Sinopsis: Bodine Longbow siempre tiene mucho que hacer. Es complicado encontrar tiempo para algo que no sea el trabajo cuando diriges un resort de lujo en Montana. Desde luego, no tiene tiempo para el amor.
La llegada al rancho de Callen Skinner, el chico que le robó el corazón cuando no era más que una niña, devuelve la ilusión a Bodine. Pero el hallazgo del cadáver de una chica dará al traste con todo, ya que Callen se convierte en el principal sospechoso. El asesinato trae horribles recuerdos a la familia de Bodine.
¿Y si el crimen tuviera algo que ver con la misteriosa desaparición de la tía Alice, en aquel mismo lugar, hace veinticinco años? ¿Podrán Callen y Bodine descubrir la verdad antes de que sea demasiado tarde?
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

(Atención: Spoilers Rancheriles Alert!!!)




Hoy traigo aquí la reseña de uno de los últimos libros de Nora Roberts, una de mis favoritas del género. En este libro la autora vuelve a Montana, en una historia ambientada en el mundo de los ranchos (ya escribió uno, para mí de sus mejores, localizado en este mismo estado: "Valle de sombras", el cual os aconsejo leer).

En este libro nos adentramos en el mundo de un rancho que se ha adaptado a los nuevos tiempos incorporando un resort en sus terrenos. La familia de Bodine, la protagonista, tiene un negocio (muy rentable, dicho sea de paso) en el cual prácticamente ofrecen de todo lo que se pueda encontrar en Montana. Bodine lleva una vida muy ocupada gestionando el resort, sin mucho tiempo para nada más, hasta que Callen regresa al rancho y la familia de ella lo acoge calurosamente, ofrece un trabajo y ella vuelve a recordar esos momentos que compartieron en el pasado. Pero, ay, no todo es color de rosa, porque en el resort empiezan a aparecer cadáveres y la desgracia vivida por la tía Alice volverá con fuerza a sus vidas trastocando a toda la familia.

Este libro tiene un principio muy lento en la parte ambientada en el presente. La escritora se recrea demasiado en la gestión del rancho y del resort, que en su justa medida pueden añadir información interesante, pero que aquí ha sido detallado demasiado. Entiendo la introducción al principio del libro, porque además nos presenta a gran parte de los personajes, pero sigue extendiéndose en explicaciones sobre los acontecimientos y eventos del resort en los capítulos posteriores, y a mí me ha sobrado mucha de esta información proporcionada.

La obra alterna capítulos de diferentes épocas para mostrar lo acontecido treinta años antes a Alice, tía de Bodine. Es una parte de la historia familiar que es muy importante en el presente y, en mi opinión, es lo más interesante de la historia. Lo vivido por Alice es aterrador, espeluznante y tan cruel, que el lector no puede evitar estremecerse con cada capítulo que relata cómo va discurriendo su vida.

Como todos los libros de esta autora, el suspense está presente desde el principio y cuando un cadáver aparece, las diferentes historias que ha ido trazando desde el principio se entremezclan creando un ambiente de sospecha en el rancho. Los personajes, sobre todo la familia protagonista, están bien retratados (aunque en mi opinión es una familia "demasiado" feliz, donde todo es perfecto y maravilloso). Lo mejor de este libro es cómo profundiza, analiza y describe la mente, y sobre todo el comportamiento de un psicópata, algo que logra de manera brillante y que para mí ha sido tan creíble que me ha horrorizado todo lo sufrido por Alice.

Los libros de Nora Roberts son siempre recomendables, porque su prosa es impecable (supongo que las décadas que lleva escribiendo de algo servirán), y sus historias son fáciles de leer, con el punto justo de complejidad, creando situaciones de peligro que mantienen al lector intrigado por saber qué será lo próximo que ocurra. Quizá en este libro ha aparcado bastante la parte romántica que se encuentra en todas sus historias, dándole una importancia mínima y la cual, en realidad, no interactúa demasiado con el resto de componentes de esta novela.

Es una autora que nunca decepciona, y por ello, yo siempre la recomiendo. Ahora tengo que buscar el siguiente libro que ha publicado esta autora, voy con un poco de retraso en sus libros. ¡Hasta la próxima!

viernes, 9 de noviembre de 2018

II ENCUENTRO DE LITERATURA ROMÁNTICA DE PILAS (Mi experiencia - 1ª Parte)


Me gustaría empezar esta entrada comentando que la organización del evento fue impecable. Desde aquí quiero felicitar a los organizadores por su gran trabajo. El tiempo de las mesas de debate y talleres fue empleado correctamente, se promovió la participación del público en todo momento y no dejaron ningún detalle al azar. También hay que agradecer a los autores y editoriales que tan amablemente donaron ejemplares de sus libros para que fueran regalados y sorteados entre los asistentes. Gracias a su generosidad, todos los que estuvimos en el evento volvimos a casa con más de un ejemplar en papel, e incluso fue posible que algunos fueran firmados y dedicados por los propios escritores. Así que, ¡bravo por la organización!.

(No soy yo, pero el sentimiento es el mismo)


Una vez dadas las gracias (es de bien nacido el ser agradecido), entro en materia sobre lo vivido en el evento por mi linda persona.

¿Recordáis el cuaderno morado aquel del que puse foto? Pues me vino genial, tomé muchas notas, porque el evento fue muy interesante a muchos distintos niveles. El cuaderno ha sido bien usado. Vale su precio en oro... bueno, quizá no tanto, pero mi memoria agradece todo lo que anoté.

El primer día del evento, viernes, participé en la Mesa de Debate 1: Novedades y nuevos retos en el mundo de la literatura: audiolibros y nuevas plataformas de publicación (uf, os habéis quedado sin aire leyendo el título de la mesa, ¿verdad?). Para mí esta mesa fue un poco de calentamiento para el evento en general, ya que ha sido la primera vez que he asistido a un encuentro de este tipo. Se comentaron cosas bastantes interesantes como que los audiolibros NO tienen salida en España. La opinión de los componentes de la mesa fue que los audiolibros están dirigidos a personas que no tienen tiempo para leer. Fabián Vázquez, (Director Gerente de Khabox Editorial),comentó sobre este tema afirmando que España siempre va a la cola a la hora de incorporar nuevas tecnologías y métodos de divulgación de la cultura. Yo discrepé sobre este punto (en mi línea), ya que recuerdo que en el año 2000 cuando vivía en EE.UU. ya existían audiolibros en las librerías y tenían éxito entre la población (y los siguen teniendo), pero la cultura e idiosincrasia de un país es completamente diferente al otro. En mi opinión no se pueden hacer comparaciones, que algo triunfe en Estados Unidos no significa que tenga que triunfar en nuestro país también.

Otra de las conclusiones a la que se llegó en esta mesa de debate es que Wattpad no sirve para nada. Pink Love manifestó que un éxito en esta plataforma no asegura el mismo nivel de popularidad, y por lo tanto de ventas, al publicar el libro en medios de pago. También se mencionó a Litnet, aunque muy de pasada. Se volvió a hablar del famoso libro de E.L. James (Christian Grey no descansa), y salió a relucir el tema de la web Mercado Libre que con tanta desfachatez sube libros y los vende, sin remunerar a los autores como correspondería. La conclusión final sobre esta web (y tantas otras que piratean libros) fue: si no te lee nadie no te piratean.

(¿Debería un escritor alegrarse de que lo pirateen entonces?)


Al término de esta mesa participé en el Taller: ¿Cómo se vende un libro en el mercado anglosajón? Recursos para aplicar a cualquier mercado: Facebook parties, blog-tours, etc. (otro título que te deja necesitando oxígeno cuando terminas de leerlo). Este taller, impartido por Noa Xireau, fue muy interesante y lo disfruté enormemente. El motivo de haberme inscrito en él fue por curiosidad, me llamaba la atención que alguien que escribe en español hubiera publicado en inglés, teniendo en cuenta la dificultad que algo así conlleva. Acosé a preguntas a Noa, llegando a acaparar prácticamente todo el tiempo (desde aquí pido perdón de rodillas a las demás asistentes al taller, lo siento mucho e intentaré que no vuelva a pasar... es que cuando me pongo a preguntar es como si no existiera nadie más, sorry!). Noa fue lo suficientemente paciente para lidiar con mis preguntas (las impertinentes también) y contestar a todo lo que se nos ocurrió. Facilitó información muy útil y nos informó de que, preparando la guía para el taller, se entusiasmó tanto que terminó escribiendo un libro entero. El escritor lo es hasta cuando hace la lista de la compra, ¿verdad? 

En este taller se dio una circunstancia muy llamativa (y negativa), digamos que es imposible acabar con el pirateo si compañeros de profesión lo practican. No entraré en más detalles, pero lo dejo ahí para que recapaciten todos los que escriben. Lo lógico es que entre compañeros de letras se apoyen los unos a los otros y si quieres un libro de una compañera, pues lo compres cuando salga a la venta. Así que como deferencia hacia Noa, y sin que sirva de precedente, os muestro el libro que ya podéis encontrar en Amazon con su enlace para comprarlo (que conste que yo no me llevo nada, eh? Que ya veo yo por ahí las mentes retorcidas barajando ideas varias):



En un principio no me había inscrito en ningún otro taller para el viernes, pero.... Fabián Vázquez me hizo un hueco en el suyo. El título de este taller te deja respirar: Taller: Presenta tu libro al mundo. Aquí, el maravilloso Fabián, nos deleitó con toda una serie de consejos, métodos, pautas y herramientas para cuando un autor acude a una presentación de su libro ante el público. Es obvio que sabe de lo que habla, a mi entender los puntos de los que habló en su taller son temas claves a tener en cuenta en una presentación, los explicó de manera clara y concisa, aportó muchas ideas y considero que los consejos que proporcionó fueron muy acertados y serán de gran ayuda a aquellas escritoras que también participaron en su taller.

(Sí, tú Fabián, ¡lo eres!).


Y hasta aquí la primera parte de mis impresiones y experiencias correspondientes al primer día del II Encuentro de Literatura Romántica de Pilas. He decido hacerlo en dos partes (o quizá sean tres, dependiendo de lo que me explaye), porque me he dado cuenta que iba a ser una entrada demasiado larga. Así que en breves días la segunda parte.

Estad atentos, porque el evento fue mucho más interesante el segundo día.

jueves, 25 de octubre de 2018

Legalmente enamorados (Patty Love)


Sinopsis: Genevieve Johnson no esperaba encontrarse con el hombre que le partió el corazón con apenas dieciséis años en su primer día de trabajo, ¡y encima es su jefe! Para Lewis Maddox tampoco es plato de buen gusto tener a su cargo a la mujer en la que se ha convertido la que fue su primer amor, ¡y vaya mujer! Pero ambos no tendrán más remedio que soportarse mientras planean cómo hacerse la vida imposible.
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

(Atención: Spoilers Tontos Alert!!!)



Siempre intento, dentro de mis posibilidades, leer autores nuevos autopublicados. Así que cuando veo en Amazon o en Facebook un libro o un escritor nuevo que me llame la atención, me lanzo a por ello como si no hubiera un mañana (bueno, tampoco tanto... pero captáis la idea, ¿verdad?). A ver qué os cuento yo ahora de esta novela romántica y de esta nueva escritora.

Empezaré por hacer un mini resumen del libro. Genevieve (Gene para los amigos), tiene un trabajo nuevo que su padre le ha ayudado a conseguir. Allí se encuentra con que su nuevo jefe es el que fue su amor de la adolescencia y eso no le gusta, porque la cosa no terminó bien. A Lewis (el jefe) tampoco le gusta el asunto, pero como no les queda más remedio, tendrán que intentar trabajar juntos... aunque no se soporten, ni quieran mirarse mucho, porque como cuenta el dicho: donde hubo fuego, rescoldos quedan.

Este libro me ha durado un par de horas o tres. Es un libro corto, bastante corto. Las películas de Antena 3 de la sobremesa de los fines de semana son más largas. (Acabo de comprobarlo en Amazon y el libro tiene 187 páginas en su versión digital, que es la que yo tengo). ¿Y cómo es que me he comprado un libro tan corto para leer? Os estaréis preguntando. Pues ni yo misma lo sé, la verdad. Me dio curiosidad, supongo. O tenía un ataque de alergia. Ojo, no es que piense que un libro corto no pueda ser bueno, los hay y muy buenos. Pero como a mí me gustan las historias más elaboradas tiendo a buscar libros de mayor extensión.

En fin, vamos al tema que me pongo a divagar y se me va la hora. 

Punto uno: el libro está bien escrito. Esto es muy importante, sobre todo porque en libros de este tipo que me he encontrado por ahí, suelen ser una porquería sin sentido. Así que se agradece que la autora le haya dedicado su tiempo y haya sabido montar una historia coherente y sin faltas de ortografía o gramaticales. Tiene todas sus partes: introducción, nudo y desenlace (como me enseñaron en el colegio).
 
Punto dos: es una novela ligera, para pasar el rato. Es entretenida, fácil de leer y supongo que tiene sus puntos graciosos (aunque yo la verdad no me he reído, quizá me cogió en un mal día). Para ese momento que dices venga, en vez de leerme las instrucciones del horno nuevo que me he comprado, me leo este libro. Pues eso.

Sé de buena tinta que este tipo de novelas tienen un gran público y entiendo que es algo que se lee rápido y no se necesita demasiada concentración para ello. Este tipo de literatura se ha puesto muy de moda, creo que principalmente porque la gente no tiene demasiado tiempo libre y vamos corriendo a todas partes. Esa misma prisa, las personas la aplican a la lectura. Admito que no ha estado tan mal. Lo que pasa es que todo sucede tan deprisa que yo me quedo con la sensación, en este tipo de libros, de que he parpadeado y me he perdido algo. Y no me gusta quedarme con esta clase de sensaciones.

Así que quien quiera un libro sin complicaciones, romántico, divertido (para quien le encuentre el punto cómico que a mí se me ha escapado) y que pueda leer en un viaje en metro, pues aquí tenéis a esta escritora. 

Sinceramente, no sé si leeré algo más de ella porque no es mi cup of tea. Pero aquí se demuestra que la calidad de la escritura no está reñida con el género ni con la longitud de un libro y que se pueden encontrar libros para todos los gustos bien escritos. Se podrían aplicar el cuento algunos de los escritores que pululan por ahí (ejem ejem).

Ni me ha gustado, ni no me ha gustado (no sé si me explico). Es como un in between, supongo. Leedlo y me contáis qué opináis vosotros.

jueves, 18 de octubre de 2018

Lo que lees cuando no lees nada


A raíz de una entrevista, publicada en el diario El País, a una célebre escritora española de literatura romántica/erótica (y cuya entrevista compartí en mi muro en Facebook hace unos días), ha habido un pequeño revuelo en el mundo literario entre lectoras y escritoras de ese género.

Principalmente, la polémica ha surgido por las respuestas que dicha escritora dio a una serie de preguntas realizadas por el periodista de ese periódico. En una de ellas, al ser preguntada a qué colegas de profesión leía, la autora contestó (cito textualmente de la entrevista): “La verdad es que no leo nada”.

Y yo no me lo creo. Es IMPOSIBLE que nadie lea nada.

Os lo voy a demostrar. A continuación, os enumero todo lo que una persona lee a lo largo del día, sin coger un libro y basado en mi experiencia personal. 

Por la mañana antes de salir de tu casa:

- El mensaje del móvil cuando lo enciendes que dice: Introduce el PIN de tu tarjeta SIM (o mensaje similar, dependiendo del móvil que cada uno tenga).
- La etiqueta de la botella de batido de chocolate (o el bote de café si sois adictos a la cafeína) que te vas a beber en el desayuno, mientras esperas que el pan se tueste.
- Los titulares que aparecen en la parte inferior de la pantalla durante la emisión de las noticias de la mañana en la televisión.
- Los ingredientes del tubo de pasta dentífrica al lavarte los dientes.

(Mmm... ¡qué rico!).


Por la mañana una vez que sales a la calle:

- El cartelito que el presidente de la comunidad ha pegado en el espejo del ascensor (¡próxima reunión el jueves, ugh!).
- El nombre de los vecinos escrito en los buzones de la planta baja (hay que investigar si desde la mañana anterior se ha mudado algún vecino nuevo).
- La pegatina que lleva un coche que acaba de pasar sin respetar el paso de cebra, en la cual se lee: “Liberad a Willy” (se ve que al dueño le gustó la película).
- El mensaje que sale en el salpicadero del coche informando de que (afortunadamente) el nivel de aceite del vehículo es el correcto.
- En la estación de metro al comprobar el destino y el tiempo de llegada del tren que tienes que tomar en el letrero luminoso que hay en el andén.
- Entretenerse leyendo los carteles con indicaciones de seguridad que hay dentro del metro (es importante saber cuál es la ventana de emergencia).
- Repasar los apuntes de derecho civil del estudiante que va sentado a tu izquierda en el metro.
(Uff... qué alivio, no tengo que ir al taller).



Trabajando/A lo largo del día:

- El anuncio que el jefe ha colocado en la oficina (mientras estábamos comiendo) que dice "Por favor, se ruega silencio en esta zona de trabajo".
- El meme que te enseña una compañera, donde aparece un chico cubriéndose sus partes con un sombrero de cowboy y se puede leer: "Qué razón tenía mi abuelo cuando decía: no te fíes ni de tu sombra".
- Las instrucciones para usar el aseo de señoras correctamente (esto es muy largo, mejor os pongo una foto un poco más abajo).
- La pegatina del ascensor informando de quién ha sido el técnico que lo ha revisado y la fecha de esa revisión.

(Un traductor, por favor)


A la hora de la comida:

- Los mensajes que vienen en las servilletas de papel de una compañera.
- La cantidad de azúcar total que contiene la lata de melocotones en almíbar que traes de postre.
- El chiste que alguien ha escrito en el aviso colgado en el comedor con las normas de uso de este habitáculo.
- Repasar el aviso de las normas de uso del comedor de la empresa.
- El mensaje de la máquina de refrescos advirtiendo que más te vale introducir el importe exacto porque no da cambio.


(Ejemplo de las servilletas mencionadas).



Cuando vas de vuelta a casa:

- De vuelta en el metro, el aviso de peligro en el andén: "La estación está en curva. Tengan cuidado no introducir el pie entre coche y andén" (y quedarte pensando que algo falla en la segunda frase).
- El cartel de la obra de pisos que me dice que me cambie de acera, que es peligroso y hay muchas posibilidades de que me caiga un par de ladrillos en la cabeza: Stop. Peatón cruce por la otra acera.
- La valla publicitaria de una conocida cadena de hamburgueserías anunciando una hamburguesa verde, su nombre y su precio con motivo de la proximidad de Halloween.


 
(Avisos varios).



Por lo tanto, queda claro que no es posible pasarse el día sin leer nada. ¡Mi indignación hacia esta autora viene por el hecho de que nos ha mentido! Sí que lee, todo el tiempo. Aunque sea la etiqueta del champú, pero lo hace. El mundo no podría existir sin la palabra escrita, acabaríamos atropellados o con un pie atrapado en algún sitio insólito.

Modo ironía off.

Ahora que he demostrado que esta señora sí lee todos los días, sería estupendo si alguien pudiera probar que, además de todo lo que he mencionado antes (adaptado a la vida de cada uno), esta escritora también lee libros. ¿Por favor? ¿Alguien? ¿Los del fondo de la sala?.



Que una persona que se dedica a escribir, (libros, no la lista de la compra), diga que no lee es inconcebible, y prefiero pensar que su contestación a esa pregunta fue motivada por alguna extraña estrategia de marketing, aconsejada por su editorial, que no logro entender.

Así que desde aquí hago un llamamiento a todos los escritores: LEAN LIBROS. Y en el hipotético caso de que no lo hagan: MIENTAN SOBRE ELLO y digan que sí lo hacen. Todos leen, a todas horas, muchos libros.