miércoles, 15 de junio de 2016

Detrás de un espejismo (Nerea Nieto)



Sinopsis: Nora, con tan sólo 26 años, es dueña de su propia empresa y todo le sonríe en el ámbito profesional. Sin embargo, su vida sentimental brilla por su ausencia y el coraje que demuestra en los negocios lo pierde frente a los hombres. Un día va a ver una obra de teatro y se queda prendada del actor protagonista y decide que, por una vez, ella será la que tome las riendas y se propone conquistarle, pase lo que pase. Ya está bien de esperar a que él dé el primer paso.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

(Spoilers Alert!!!)


Resumen rápido: aburrimiento en estado puro.

No entiendo qué tiene que ver el título del libro con la historia. Tampoco comprendo la sipnosis pues da a entender que lo que viene a continuación es una grandiosa historia de amor. Aunque, y sin ánimo de ser cruel, la sinopsis está mejor escrita que el libro. 

El libro cuenta en primera persona (se ve que se ha puesto de moda escribir de esta manera) la vida de Nora. La muchacha tiene una revista online de la cual no sabemos gran cosa excepto que es un éxito total en internet, no se explica si está especializada en algo o es más bien como el Cosmopolitan. La chica también tiene unos amigos fantásticos, de película, ¡son perfectos! Con amigos así no te hace falta familia ni tener un perro. Ellos lo dan todo por ti. Aparte de esto, sabemos que no tiene novio y que el único que tuvo la dejó más tirada que una colilla. Nora queda fascinada con un actor que ve en una obra de teatro y se propone conquistarlo, o por lo menos intentarlo. Aprovecha los contactos que tiene a través de su revista y acuerdan una entrevista. A partir de ahí surge una relación.

No os vayáis a pensar que el resto del libro cuenta la historia de amor de ambos, porque de ahí de lo único que nos enteramos es que ella es súper feliz y todo va a las mil maravillas. No hay escenas románticas, situaciones de tensión sexual, besos o salidas a tomar algo. Por no haber, ¡no hay ni discusiones entre los tortolitos! ¿¡Dónde se ha visto eso por favor?! La relación con este chico termina bruscamente y la protagonista se queda desolada. Se ve que a la autora no le caía bien el actor...

Sinceramente no sé qué más contar. El final es tan previsible como la salida del sol por las mañanas. Tenemos páginas y páginas con pensamientos de Nora y sus quehaceres cotidianos. La chica es tan distraída que es un milagro que funcione la revista. Se pasa medio libro haciéndose preguntas a sí misma que por supuesto nadie contesta. La narración se hace aburrida, se repiten muchas palabras y frases, y eso sin mencionar la cantidad de veces que los personajes guiñan un ojo. O tienen todos un tic nervioso (¿un virus grupal quizás?), o es que se estila ahora ir por la calle guiñándole el ojo a todo el mundo. Me pregunto qué diría el conductor del autobús si al pasar el bono por la máquina le guiño un ojo mientras le doy los buenos días.

En esta novela no pasa nada. Escasean los sentimientos y las emociones. No es lo que se espera de una novela romántica.  ¡Carece de romance!, y el final es muy soso, aunque feliz.

En lo de las cosquillas mejor ni entro.

3 comentarios:

  1. Me ha encantado tu sinceridad. Lo que daría yo porque alguien se interesase por leer y reseñar una de mis novelas.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, que dura eres.
    Me gusta.
    Espero que si un día lees mi libro te guste, porque si no no se donde voy a meterme del bajón que me vas a provocar.
    Saludos y felicitaciones por tu blog

    ResponderEliminar
  3. Hay que reconocer que lo haces con mucha gracia y que tienes mucha gracia para contar las cosas, a pesar de que no te haya gustado el libro... que veo que eres muy exigente con la romántica, Jane.

    Pero el día que me "zurres la badana" a mí, si algún día tienes a bien leerte una de mis novelas... ese día igual me hace menos gracia, jajajaja. O quizás me lo tomo como aprendizaje.

    Saludos, Jane.

    ResponderEliminar