miércoles, 8 de junio de 2016

Yo antes de ti (Jojo Moyes)



Sinopsis: Louisa Clark sabe muchas cosas. Sabe cuántos pasos hay entre la parada del autobús y su casa. Sabe que le gusta trabajar en el café Buttered Bun y sabe que quizá no quiera a su novio Patrick. Lo que Lou no sabe es que está a punto de perder su trabajo o que son sus pequeñas rutinas las que la mantienen en su sano juicio. Will Traynor sabe que un accidente de moto se llevó sus ganas de vivir. Sabe que ahora todo le parece insignificante y triste y sabe exactamente cómo va a solucionarlo. Lo que Will no sabe es que Lou está a punto de irrumpir en su mundo con una explosión de color.Y ninguno de los dos sabe que va a cambiar al otro para siempre. Yo antes de ti reúne a dos personas que no podrían tener menos en común en una novela conmovedoramente romántica con una pregunta: ¿Qué decidirías cuando hacer feliz a la persona a la que amas significa también destrozarte el corazón?

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

(Spoilers Alert!!!)


Ya sabía en lo que me metía cuando comencé a leer este libro. Por lo tanto, lo he leído con conocimiento de causa. 

En fin.

Louisa es la chica más normal y aburrida del mundo, excepto por su ropa. Se viste con los colores más brillantes del mundo y las combinaciones más extravagantes. Nadie le explicó lo de "cuadros con rayas no pegan", y esas cosas. Es una chica corriente que habla hasta por los codos, con un trabajo monótono y mal pagado, y un novio-poste de muchos años. Vive en casa con sus padres, su hermana y su sobrino, y en general está contenta con su vida. Hasta que se queda sin trabajo y la desesperación la lleva a aceptar un trabajo cuidando a Will, un joven discapacitado.

Will es fastidioso, desagradable y gruñón. Se cree superior a los demás, tiene dinero y está condenado a vivir en una silla de ruedas. Es tetrapléjico, su vida ha dejado de tener sentido y por lo tanto se dedica a vegetar. Habla poco, y cuando lo hace es normalmente para criticar. 

Os podéis imaginar el panorama cuando estos dos elementos se encuentran. 

Al principio no se soportan, son totalmente opuestos en todos los sentidos, pero se empiezan a conocer y todo comienza a cambiar. Lou es extrovertida, charlatana y alegre, lo que hace que sea difícil ignorarla. Will es huraño y antipático, y se rebela contra todo lo que le viene impuesto por los demás. Poco a poco se empiezan a acostumbrar el uno al otro hasta que se hacen amigos, ella aprende a cuidarlo y él se propone hacerle ver las posibilidades que la vida le brinda. Entonces Lou se entera, a través de la madre de él (la cual es insoportable, ya que estamos. Hace buena a la bruja de Blancanieves...), qué es lo que Will tiene planeado y traza un plan para hacerlo cambiar de idea.

Es una historia conmovedora. Capítulo a capítulo su amistad va avanzando, así como el lazo que los une. Para el lector ese acercamiento entre ambos es sutil, se mezcla con el día a día de ambos, las medicinas y la dichosa silla de ruedas. Lou organiza excursiones, visitas, viajes, etc..., y es muy emotivo ver como lo intenta todo por él. Se obsesiona con ello, sin percatarse del verdadero motivo que la lleva a querer rescatar a Will. Sus esfuerzos mejoran su vida sin duda. Pero él está decidido.

El libro da una visión cruda de cómo es la vida de un tetrapléjico y la autora hace un magnífico trabajo al hacerte sentir la rabia y la impotencia de Louisa cuando se encuentra tantos impedimentos en el mundo para poder mover a Will y llevarlo a diferentes sitios. Al mismo tiempo te hace pensar (y mucho) sobre su decisión, consigue que te identifiques con él y te plantees si harías lo mismo en su lugar. Es muy difícil. Y extremadamente triste.

Louisa es patosa y sincera, lo que lleva a situaciones divertidas. Hay que reconocerle el empeño y alegría que le pone a todo. De Will te enamoras desde que dice la primera grosería (llamadlo masoquismo si queréis). La historia es divertida y bonita,  no es tan lúgubre como se pueda pensar. Eso lo deja la autora para el final. En los últimos capítulos toda la tristeza que se ha ido acumulando a lo largo del libro emerge y es desgarrador y doloroso. El único consuelo que me queda es saber que Louisa le da la patada al novio-poste a tiempo. 

Me he reído mucho, bastante. Pero también he llorado, demasiado.

3 comentarios: