lunes, 25 de julio de 2016

Quédate conmigo (Anna García)


Sinopsis: Pesadillas, mareos, pérdida de conocimiento, ataques de ira, hipersensibilidad a ruidos estridentes, pavor al contacto humano... Todos esos son los problemas con los que Nathan tiene que lidiar a diario. Dos trabajos mal pagados, montones de facturas, criar a un hijo sola... Ese es el día a día de Kate. 
Ella ha renunciado a encontrar el amor y él no se cree capaz de amar de nuevo, pero el destino cruza sus caminos una noche. Ella buscaba a un héroe que la rescatase. Él necesitaba a alguien que lo amara a pesar de su oscuridad. 
Esta es una historia de héroes de carne y hueso, de personas imperfectas que se convierten en salvadores de otros. Porque los problemas tienen la importancia que uno mismo les quiera dar. Porque nunca es tarde para volver a creer.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

(Atención: Spoilers Alert!!!)


El primer libro que me leí de esta autora me gustó (en su mayoría), así que decidí leerme otro. Principalmente para confirmar si la escritora es buena, o el otro libro fue un momento único de inspiración. Éste también me ha gustado, aunque ha habido momentos en los que me han dado ganas de estampar el libro contra la pared (más sobre ésto al final de esta reseña). 

Supuestamente la historia habla sobre Nathan y Kate. Nathan tiene más problemas que un libro de matemáticas, es un Marine que sufre estrés post-traumático (y quién no,después de 11 años combatiendo en oriente medio) y está en tratamiento desde hace un año con un psiquiatra la mar de guay. Kate es madre soltera de un niño de cinco años, Cody, muy trabajada y sin mucho tiempo libre. Al leer la sinopsis pensé que de ellos trataría el libro, pero después ha descubierto que este libro cuenta la vida de muchas personas. Un poco al estilo de la Biblia.

Sin duda, lo que más me ha gustado del libro ha sido el personaje de Nathan. Encontrarte, en una novela romántica, con un personaje masculino traumatizado hasta el punto de no poder relacionarse con nadie le da un atractivo sin parangón. Lo convierte en algo real, es un hombre imperfecto, confundido y perdido que se acerca más a los hombres de carne y hueso. Su lucha interna es conmovedora. La historia es bonita aunque tiene una elevada carga dramática. Los más sensibles llorarán. 

Ahora viene el momento de los "peros". En general me ha gustado, pero es la primera vez que me encuentro en un libro donde hay tantos personajes principales. 

La autora escribe en primera persona igual que hizo en la otra obra de ella que leí (Hasta que te conocí), y no está mal del todo porque lo hace desde el punto de vista de todos los personajes (debe de ser su estilo). El asunto es precisamente eso: que son demasiados personajes, y el libro se hace un poco largo. Todo relato tiene sus secundarios, con más o menos importancia dependiendo de la relevancia que el autor le quiera dar. Pero lo de este libro es más que llamativo. Están los protagonistas y después tenemos a Jack, el padre de Kate, y a su novia Maddie. También encontramos al Dr. Monroe, psiquiatra de Nathan. Hasta Cody nos cuenta algo. ¡Sólo ha faltado Donald Trump narrando su versión de la historia! (Y a saber qué es lo que diría...).

Pienso que la escritora podría haber sacado de aquí una trilogía, ahora que están tan de moda, y hubiera tenido éxito. Me gustan sus personajes, y con total seguridad leeré más de ella, aunque opino que su forma de escribir puede mejorar. Algunas veces sus expresiones y vocabulario son demasiado coloquiales.

Eso sí, Anna, por favor te pido de rodillas y con los ojos rebosantes de lágrimas muy sentidas, que dejes de usar el verbo "achinar", que aunque esté reconocido en el DRAE no significa que lo tengas que utilizar al escribir. POR FAVOR. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario