lunes, 15 de agosto de 2016

Nada que perder (Abby Calhoun)


Sinopsis: Claire al fin había conseguido ahorrar el dinero para comprar su casa, había terminado sus estudios, conseguido trabajo y el éxito profesional le sonreía. Disponía de una semana de vacaciones para encontrar la casa de sus sueños, pero un encuentro con un misterioso desconocido cambiará sus planes por completo.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

(Atención: Spoilers Alert!!!)


¿Nada que perder? Yo he perdido mi tiempo leyendo este libro. Supongo que no es un buen comienzo para esta entrada, pero he de decir que lo he expresado con delicadeza. Para que no se me tache de vulgar.

Una historia sin pies ni cabeza. Claire es una chica que se dedica al diseño de interiores, tiene un trabajo estupendo y su sueño es comprarse una casa en medio del campo (oye, cada uno tiene sus sueños y seguro que Idaho no está tan mal). Para comprarse la casa lleva ahorrando mucho tiempo y cuando cree que ya tiene suficiente dinero emprende un viaje en busca del hogar perfecto. Pero sus planes se tuercen nada más empezar la excursión.

Y aquí empiezan las incoherencias y una historia totalmente inverosímil.

La secuestra un hombre en mitad de la carretera y se la lleva a una cabaña. El tipo en cuestión quiere el dinero que ella tiene para comprar la casa. A los tres días nos enteramos con pelos y señales de la historia del chico. En esos tres días se conocen, hablan, ella consigue verle la cara y se enamoran. Repito por si no ha quedado claro: ¡en TRES DÍAS! Increíble que la chica se pregunte un par de veces si sufre el síndrome de Estocolmo... ¡sí, hija, sí lo sufres! ¡Por favor, un síndrome como una casa! Digo yo, que la gente normal se asustaría al ser secuestrada, especialmente si el delincuente porta un arma. ¿O no?

El libro está escrito en primera persona. Se confirman mis sospechas de que es la tónica general en los escritores hoy en día, aunque insisto en que así nos perdemos muchas cosas de la historia. O eso pensaba yo. En este relato la protagonista es capaz incluso de saber lo que el chico piensa y siente. Esta muchacha es una joya. Si lo del diseño de interiores no le va bien en algún momento, convertirse en vidente puede ser una buena opción a la que dedicarse.

Los primeros capítulos del libro son aburridos. La autora se recrea en descripciones que no aportan nada, como por ejemplo saber al detalle lo que la chica lleva puesto y lo que hace paso a paso desde que se levanta hasta que sale a trabajar. También se mencionan muchas marcas, ¿le pagan a la escritora por la publicidad? Está mal redactado porque a mí me sobran comas por todas partes, asimismo el vocabulario deja mucho que desear y mezcla diferentes tiempos verbales en un mismo párrafo. 

Si me adentro más en el libro podría decir que el intento de fuga de Claire es de lo más patoso que he visto en décadas. Que los personajes ahorran dinero con una facilidad pasmosa. Que la autora nos lleva de tour por los bares y restaurantes de Nueva York. Que la protagonista hace amigos con la misma facilidad que los jaramagos crecen en el campo. Que la fiesta en la cabaña es un tostón insoportable. And so on.

No me ha gustado y no lo recomiendo. Creo que incluso he perdido varias neuronas durante la lectura de este libro.

Una última pregunta: ¿qué significan las flores de la portada del libro?.


No hay comentarios:

Publicar un comentario