miércoles, 25 de mayo de 2016

El secreto de Gray Mountain (John Grisham)



Sinopsis: Hace una semana Samantha Kofer trabajaba en una prestigiosa firma de abogados de Nueva York. Ahora trabaja gratis en una asesoría legal para clientes sin recursos en una pequeña ciudad de Virginia. La caída de Lehman Brothers supuso para ella la pérdida del trabajo, de la seguridad y del futuro. Su mundo no tiene nada que ver con su vida pasada de peces gordos y bonos desorbitados.
En la actualidad se enfrenta a clientes reales con problemas reales en las tierras del carbón, donde la ley es diferente y defender la verdad significa poner en peligro la vida. Su nuevo jefe se dedica a demandar a las compañías mineras por los destrozos medioambientales que están devastando la comarca, y mucha gente lo odia por ello. La vida de Samantha ha dado un giro de 180 grados.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

(Spoilers Alert!!!)


Bah.

Me encanta John Grisham. Ha escrito varios de los libros que más me han gustado. Éste no es uno de ellos. 

Samantha es una abogada que se ve puesta de patitas en la calle cuando  la despiden del bufete donde trabaja en Nueva York. La crisis está en pleno apogeo, y bancos y despachos de abogados están cerrando. Hay que decir que a la muchacha tampoco le venía mal el cambio, aquí hablan de trabajar 80 y 90 horas a la semana como si fueran pipas y no trabajo forzado. Me dan escalofríos de los chungos de pensarlo. Y nosotros luchando por las 35 horas semanales...

El acuerdo de la empresa es que se busque una ONG para trabajar gratis y ellos a cambio le conservan el subsidio de enfermedad durante un año o así. Traducido del idioma de Estados Unidos al nuestro: que le pagan si enferma. Allí NO hay sistema sanitario público, por lo tanto si lo pensáis es muy importante poder tener el susodicho subsidio. La chica se busca una asesoría legal (los abogados de oficio de toda la vida) en un pueblo perdido de Virginia, y allí que se va.  Y esto es lo más interesante y excitante de todo el libro... ¡genial! (Léase el tono de fingida alegría en la última exclamación).

El pueblo se encuentra en la zona de la minería del carbón de los Apalaches. La protagonista empieza a tratar con problemas reales y muchos más importantes que los que se encontraba en Wall Street. Gente muy pobre, que vive en la miseria y de la que se aprovechan las empresas y el propio sistema. Es lamentable comprobar como las vidas humanas no valen nada para las grandes corporaciones. Si algo consigue la historia es abrirte los ojos a un mundo que quizás no conocías, y es desolador. John Grisham es experto en esto, enseñarte la otra cara del sueño americano y hay que reconocer que lo hace de manera impecable. Pero...

La historia es un poco floja, carece de acción, quitando un par de tiros aquí y allá. Muere uno de los personajes importantes (me quedé estupefacta), hay un poco de romance que no sirve para nada y tampoco aporta gran cosa. ¡Esperaba un juicio por el amor de dios! ¡Es John Grisham! Un gran juicio por el pulmón negro, la enfermedad de los mineros, y nada de nada. Encima el pobre minero termina de manera trágica. El autor deja un final abierto en muchos frentes. He estado pensando si es que tiene intención de escribir una segunda parte... aunque no es su estilo, y no creo que fuera mucho mejor que este libro. Quizás es que yo tengo el listón muy alto. Hasta ahora el mejor, con diferencia, es "El jurado". 

Aquí le falta intriga de la que te engancha. Hay unas cuantas amenazas, un supuesto asesinato, una tristeza palpable en el aire de ese pueblo, algunas demandas, vecinos cotillas, un loco que aparece una vez y luego no se vuelve a saber nada de él (asumiremos que alguien por fin tomó cartas en el asunto)... ¡pero el juicio no llega! Qué final tan decepcionante y pobre. No es que sea requisito indispensable que haya un juicio, pero la historia lo sirve en bandeja y se desarrolla siguiendo un camino que hace pensar que sucederá. Pero no.

En fin, conservo la esperanza de que el siguiente de este hombre sea de los buenos, porque el secreto de Gray Mountain no era tan impactante como se preveía. Al final no se sabe si lo que escondía la montaña consiguió su propósito.

sábado, 14 de mayo de 2016

Wayward Pines (Blake Crouch)




Sinopsis: El agente federal Ethan Burke se dirige a Wayward Pines en busca de dos de sus colegas desaparecidos, cuando el coche en el que viaja con un compañero se sale de la carretera. Unas horas más tarde Ethan despierta en medio de un pueblo encantador, un pueblo en el que los pájaros cantan y los niños corretean por las calles. No sabe dónde está, ni cómo salir de allí. Sin documentación ni dinero, Burke deberá desvelar los secretos de esta comunidad tan idílica en la que nada es lo que parece. Bienvenido a Wayward Pines, un lugar del que no querrás marcharte nunca.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~


(Spoilers Alert!!!)


¡Qué intriga todo el libro! ¡Qué suspense! ¡Me ha encantado! ¡Brillante! ¡Desolador! ¡Asombroso! ¡Catastrófico! (Buen comienzo, ¿eh?).

Después de tanto entusiasmo vamos al lío. Ethan es un agente secreto (de los que se visten de negro y van en coches negros, y todo es muy negro a su alrededor) que se dirige a Wayward Pines, un pueblecito de Idaho, con la misión de encontrar a otros dos agentes desaparecidos. A la entrada del pueblo lo arrolla un camión y acaba en el hospital con más heridas de las que es capaz de contar y dolor en partes de su cuerpo que ni sabía que existían. Al despertar machacado y dolorido se da cuenta de que en ese pueblo suceden cosas extrañas. Sin ir más lejos, el propio hospital es bastante raro.

Ethan intenta comunicarse con la oficina central del servicio secreto. Prueba a localizar a su esposa. Nadie le devuelve las llamadas. Se pasa medio libro tratando de recuperar sus objetos personales y salir de esa idílica localidad. Todos sus intentos son infructuosos. Roba un coche para escapar y el Sheriff (que es más chulo que John Wayne) le da una buena tunda. Huye por el bosque y lo atrapan. La verdad es que es agotador leer todos las tentativas de huida de este hombre. Si eres una persona empática te será hasta doloroso porque, ¿cuántos golpes en la cabeza es capaz de soportar alguien sin que se le desintegren la mitad de las neuronas?. En el tercer traumatismo craneoencefálico perdí la cuenta.  Él sólo quiere salir de allí y volver con su familia. Pobre, que inocente es al principio.

El pueblo es ideal... si no escarbas mucho en sus entrañas. Los grillos son más falsos que los billetes de 500 euros (¿Cómo? ¿Que los billetes de quinientos existen? Esto es cachondeo, ¿o no? ¡Si eso es un mito! A ver, que alguien me enseñe uno por favor). Coexisten en este lugar perdido entre montañas la felicidad y el miedo. Ambas emociones van de la mano. Esa satisfacción generalizada es quebradiza, porque el temor aflora a los ojos de cualquier ciudadano en cuanto el protagonista hace una pregunta de más. La gente se comporta de manera tan perfecta que desde el principio se sabe que algo no va bien, hasta que se descubre la violencia encubierta con la que viven esas personas. No obstante, el desenlace es totalmente inesperado. (Aunque yo algo intuí. Soy así de lista, ¡ea!).

Después de muchos golpes, accidentes, lidiar con el Sheriff y el descubrimiento de insólitas criaturas con un parecido aterrador a los humanos, Ethan descubre la verdad. En realidad se la cuenta un multimillonario excéntrico creador de Wayward Pines, el que maneja el cotarro vaya. Este es el momento más desesperanzador, funesto, devastador y angustioso de todo el libro.

Lo único a lo que no le he encontrado mucho sentido (aunque parezca irónico teniendo en cuenta que es ciencia ficción y todo lo que pasa es bastante excepcional) es la historia de Ethan en la guerra de Iraq. No acabo de ver qué papel juega en su situación actual, ¿demostrar que es un hombre duro? Creo que eso queda patente tras las incontables caídas, lesiones y palizas.

El libro es impecable. La historia convence y te engancha desde el principio. El autor mantiene una narrativa de acción continua que hace que cueste dejar el libro e irse a la cama. Es un relato de suspense magnífico, y aunque me es difícil decir esto porque Stephen King es ÚNICO, se asemeja muchísimo a sus historias. El final del libro es el principio de la nueva vida de Ethan, así que habrá que leer los siguientes (sí, otra trilogía).

Dice el escritor que su inspiración fue Twin Peaks, y sí, se ven influencias aquí y allá, semejanzas o momentos que traen recuerdos de la serie. Pero nada de esto le quita su mérito al autor. El libro es bueno. 

Por cierto, a partir de ahora cada vez que suene el teléfono en mi casa quizás, sólo quizás, pegue un pequeño respingo.

lunes, 2 de mayo de 2016

Hasta que te conocí (Anna García)



Sinopsis: A Lucas nunca se le dieron bien las relaciones con... la raza humana en general. Inteligente, borde, engreído, solitario y antisocial, se las apañó siempre para vivir su vida sin ataduras. Nadie había sido capaz de dejarle sin palabras… Hasta que conoció a Valerie. 
A Valerie siempre se le dieron bien las personas. Abierta, alegre y divertida, siempre tuvo la capacidad para caerle bien a todo el mundo. Nadie la había sacado de sus casillas… Hasta que conoció a Lucas.
Se llevaron fatal, hasta que se conocieron. 
No se gustaron, hasta que se conocieron. 
Pensaban que su vida era perfecta, hasta que se conocieron. 
Crees que todas las relaciones son iguales… Hasta que les conozcas.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

(Spoilers Alert!!!)



Continúo con mi cruzada particular: encontrar una novela romántica que sea buena. Impactante. Contundente. Que merezca la pena leer de nuevo.

Me he reído. Mucho. El intercambio de emails al principio del libro es desternillante. Ese envío recíproco de insultos y esos asuntos kilométricos en los correos... ¡hilarante!. (Esto significa que hemos empezado bien).

Esta es la historia de Valerie y Lucas. La autora nos escribe en primera persona, pero tiene el detalle de añadir el punto de vista de él, y así por lo menos tenemos una visión más amplia de las situaciones y los sentimientos. Seguro que ya habré mencionado en alguna entrada anterior que tengo mis dudas sobre las narraciones en primera persona. En este libro puedo decir que no está mal del todo... igual es que hoy me he levantado generosa.

Lucas es un tipo desagradable y malhablado. Me gusta. También me complace encontrarme con una protagonista que no es boba, inocente y despistada. Vamos que es una chica normal (tampoco es virgen, que ya está bien con tanta virgen... eso no se lo cree hoy ni el Papa, el del Vaticano). Se conocen, se dicen de todo (nada bonito) y se gritan constantemente, pero les va bien la cosa así. ¿Quién dice que pegando gritos no se puede enamorar a alguien? ¿Y cómo pensáis que Tarzán hizo que Jane cayera rendida a sus pies?.

Hasta ahí lo que me ha gustado. Ahora al meollo de la cuestión... es una historia de amor y ya está. No hay nada más. No hay ningún imprevisto, aventura, peligro, suspense, secreto. Y como sólo está la historia de ellos dos, pues a mitad del libro se empieza a observar la repetición de situaciones entre ellos, supongo que para alargar el relato y dar un poco de juego con el tira y afloja entre los tortolitos. Asimismo la familia de él es perfecta. Demasiado. Los hermanos se llevas todos estupendamente, los padres tienen una casa magnífica y no podrían ser más amables ni aunque se hicieran discípulos del Dalai Lama.

Quizás pensaréis que me repito más que el ajo pero... la sombra de Christian Grey es alargada (como me dijo hace poco una amiga), y vuelvo a encontrar algunas semejanzas con ese libro. Pero no entraré en más detalles. Simplemente decir que los acontecimientos del final me parecen precipitados, al mismo tiempo que veo venir lo que va a pasar en el siguiente libro. Tal vez la posible aparición de una madre descarriada y el resultado de un accidente en la luna de miel (espero, porque como la segunda parte cuente cómo le gusta a Lucas los bistecs, ni romance vamos a tener).

En conclusión, si os queréis echar unas risas este libro os sirve. A los que les guste una historia de amor, os encantará. Le falta un tema de fondo, un poco de acción... pero está bien. Teniendo en cuenta mis últimas experiencias con la novela romántica, ésta es sin duda mejor que las otras.