lunes, 25 de julio de 2016

Quédate conmigo (Anna García)


Sinopsis: Pesadillas, mareos, pérdida de conocimiento, ataques de ira, hipersensibilidad a ruidos estridentes, pavor al contacto humano... Todos esos son los problemas con los que Nathan tiene que lidiar a diario. Dos trabajos mal pagados, montones de facturas, criar a un hijo sola... Ese es el día a día de Kate. 
Ella ha renunciado a encontrar el amor y él no se cree capaz de amar de nuevo, pero el destino cruza sus caminos una noche. Ella buscaba a un héroe que la rescatase. Él necesitaba a alguien que lo amara a pesar de su oscuridad. 
Esta es una historia de héroes de carne y hueso, de personas imperfectas que se convierten en salvadores de otros. Porque los problemas tienen la importancia que uno mismo les quiera dar. Porque nunca es tarde para volver a creer.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

(Atención: Spoilers Alert!!!)


El primer libro que me leí de esta autora me gustó (en su mayoría), así que decidí leerme otro. Principalmente para confirmar si la escritora es buena, o el otro libro fue un momento único de inspiración. Éste también me ha gustado, aunque ha habido momentos en los que me han dado ganas de estampar el libro contra la pared (más sobre ésto al final de esta reseña). 

Supuestamente la historia habla sobre Nathan y Kate. Nathan tiene más problemas que un libro de matemáticas, es un Marine que sufre estrés post-traumático (y quién no,después de 11 años combatiendo en oriente medio) y está en tratamiento desde hace un año con un psiquiatra la mar de guay. Kate es madre soltera de un niño de cinco años, Cody, muy trabajada y sin mucho tiempo libre. Al leer la sinopsis pensé que de ellos trataría el libro, pero después ha descubierto que este libro cuenta la vida de muchas personas. Un poco al estilo de la Biblia.

Sin duda, lo que más me ha gustado del libro ha sido el personaje de Nathan. Encontrarte, en una novela romántica, con un personaje masculino traumatizado hasta el punto de no poder relacionarse con nadie le da un atractivo sin parangón. Lo convierte en algo real, es un hombre imperfecto, confundido y perdido que se acerca más a los hombres de carne y hueso. Su lucha interna es conmovedora. La historia es bonita aunque tiene una elevada carga dramática. Los más sensibles llorarán. 

Ahora viene el momento de los "peros". En general me ha gustado, pero es la primera vez que me encuentro en un libro donde hay tantos personajes principales. 

La autora escribe en primera persona igual que hizo en la otra obra de ella que leí (Hasta que te conocí), y no está mal del todo porque lo hace desde el punto de vista de todos los personajes (debe de ser su estilo). El asunto es precisamente eso: que son demasiados personajes, y el libro se hace un poco largo. Todo relato tiene sus secundarios, con más o menos importancia dependiendo de la relevancia que el autor le quiera dar. Pero lo de este libro es más que llamativo. Están los protagonistas y después tenemos a Jack, el padre de Kate, y a su novia Maddie. También encontramos al Dr. Monroe, psiquiatra de Nathan. Hasta Cody nos cuenta algo. ¡Sólo ha faltado Donald Trump narrando su versión de la historia! (Y a saber qué es lo que diría...).

Pienso que la escritora podría haber sacado de aquí una trilogía, ahora que están tan de moda, y hubiera tenido éxito. Me gustan sus personajes, y con total seguridad leeré más de ella, aunque opino que su forma de escribir puede mejorar. Algunas veces sus expresiones y vocabulario son demasiado coloquiales.

Eso sí, Anna, por favor te pido de rodillas y con los ojos rebosantes de lágrimas muy sentidas, que dejes de usar el verbo "achinar", que aunque esté reconocido en el DRAE no significa que lo tengas que utilizar al escribir. POR FAVOR. Gracias.

martes, 19 de julio de 2016

Sobre editoriales, libros autopublicados y escritores...

Hoy es mi día de divagar, reflexionar y verter opiniones personales.
(Uy! ¡Si ésto lo hago siempre! Bueno, empezaré de nuevo...).

Llevo dándole vueltas a este tema desde que empecé el blog. Estoy en mitad de mi próxima reseña y he decidido hacer un alto en el camino (así dejo también descansar a los personajes del último libro que he leído), para expresar mi opinión sobre la publicación de obras literarias (ya deberíais saber que tengo una opinión para todo).

Así que hablemos de editoriales, la autopublicación y los escritores de hoy en día.



Es innegable que el panorama editorial ha cambiado en la última década en todo el mundo. En 2006 se creó y puso en funcionamiento Wattpad, donde cualquier persona se podía hacer una cuenta y subir sus archivos. La gente empezó a publicar sus escritos, algunos llegaron a convertirse en auténticos fenómenos (por ejemplo, la saga "After" de Anna Todd... sobre este libro podría escribiros un ensayo, quizás a sus fans no le gustaría lo que tengo decir al respecto) y saltaron al papel gracias a editoriales que vieron el filón que suponía publicar una novela que ya era conocida por miles o millones de personas. Al año siguiente, 2007, Amazon lanzó su plataforma KDP, Kindle Direct Publishing, que ha supuesto la revolución de la publicación de libros.

Yo me resistí a usar un lector electrónico todo lo que pude, hasta que las pasadas navidades uno cayó en mis manos en forma de regalo. Desde entonces mi vida no ha sido la misma. Para mí un libro en papel siempre conservará su parte romántica: el olor, ya sea a nuevo o usado; el ruido de las páginas al pasar; esas portadas que te inspiran; las manchas de comida que siempre dejaba en las hojas (efectivamente, no cierro el libro que estoy leyendo ni cuando como); los marcapáginas divertidos que se usan... quizás son sentimientos de una época pasada, de haber crecido en la era del papel. Siempre serán parte de mí. Pero (siempre hay un "pero"), la era digital es la caña.

En un pequeño aparato llevas cientos de libros. Es mucho más barato comprar libros digitales, así que por el precio de uno publicado en tapa dura puedes tener 10 o 15. Es cómodo de llevar. Y lo que creo que es más importante: ha permitido que millones de personas de todo el mundo puedan publicar sus historias. Libros que de otra manera no habrían podido llegar al público general. Es lo que se conoce como "autopublicación", de la cual es dueña y señora Amazon. Sin duda hay más sitios para autopublicarse, pero pienso que la que domina el mercado ahora mismo es ésta.




Y esto de la autopublicación me parece genial. 

Publicar con editoriales se había vuelto una utopía para muchos autores, ya que con la bajada en las ventas de libros, las grandes casas editoras se arriesgaban bien poco. Ahora todo aquél que haya escrito algo, puede publicarlo y si el libro gusta, incluso conseguir unos ingresos (¡toma ya!). No sé hasta qué punto podrán vivir de la autopublicación, pero el solo hecho de que exista esta posibilidad para todo el mundo es estupendo. Puedes encontrar obras que son verdaderas maravillas de la literatura, y otras que hubieran estado mejor quedándose en la imaginación de su autor. No obstante me gustaría señalar que hay editoriales publicando auténticas bazofias imposibles de leer, así que ¿por qué no autopublicarse?

Por lo tanto:



Esta nueva forma de publicar literatura enriquece la cultura: al existir relatos de todo tipo es más fácil que una persona encuentre un libro de un género que le guste y al ser más económicos más personas pueden acceder a ellos, por lo tanto promueve la lectura. He visto a personas que no habían cogido un libro en su vida leer en lectores electrónicos (esto es bueno).

¿Lo negativo que encuentro en la autopublicación? Pues como he dicho más arriba, la calidad literaria de muchas obras deja bastante que desear. Otro aspecto con el que me he encontrado es que hay muchos autores que escriben para ganar dinero. Ojo, que no es que me parezca mal que vivan de esto, pero (el "pero" otra vez) una persona debería escribir porque le gusta y escribir lo que le gusta. Desgraciadamente hay muchos autores publicando libros que han escrito pensando sólo en lo que al público le gustará, y juntando ideas de este libro o aquél (normalmente bestsellers) como si fueran puzzles, para formar uno propio con la única intención de vender y ésto se hace muy obvio cuando lo lees  y la trama no tiene mucho sentido.

Si has llegado hasta aquí es que verdaderamente te gusta leer. Parece que me he extendido un poco en esta entrada.. ejem, ejem...

Y tú, ¿qué opinas de todo esto?.

martes, 12 de julio de 2016

El libro de los Baltimore (Joël Dicker)



Sinopsis: Hasta que tuvo lugar el Drama existían dos ramas de la familia Goldman: los Goldman de Baltimore y los Goldman de Montclair. Los Montclair, de los que forma parte Marcus Goldman, es una familia de clase media que vive en una pequeña casa en el estado de Nueva Jersey. Los Baltimore, prósperos y a los que la suerte siempre ha sonreído, habitan una lujosa mansión en un barrio de la alta sociedad de Baltimore.
Ocho años después del Drama, Marcus Goldman pone el pasado bajo la lupa en busca de la verdad sobre el ocaso de la familia. Entre los recuerdos de su juventud revive la fascinación que sintió desde niño por los Baltimore, que encarnaban la América patricia con sus vacaciones en Miami y en los Hamptons y sus colegios elitistas. Con el paso de los años la brillante pátina de los Baltimore se desvanece al tiempo que el Drama se va perfilando. Hasta el día en el que todo cambia para siempre.


~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

(Atención: Spoilers Alert!!!)


¡Maravilloso! ¡Qué historia familiar tan interesante! Me ha tenido enganchada de principio a fin. Os cuento por qué.

Marcus es un joven escritor que se muda a Florida para vivir allí una temporada y empezar a escribir su nuevo libro. Allí coincide con Alexandra, su amor de la adolescencia que le hace retroceder al pasado y recordar la historia de su familia. Una historia que para él sigue muy presente y que no ha podido dejar atrás porque la herida sigue abierta.

La narración está contada principalmente por Marcus, recordando los años dorados de su niñez y adolescencia con sus primos. Va narrando los hechos y haciendo partícipe al lector de lo feliz que fue el tiempo que pasó con sus tíos y primos. Su tío, hermano de su padre, era un abogado reputado que ganaba una fortuna con sus casos. Vivían en una lujosa casa, veraneaban en los Hamptons (lugar favorito de vacaciones de los americanos ricos de la costa este) y sus primos estudiaban en colegios privados. El protagonista iba siempre a pasar las vacaciones de verano con ellos, dejando atrás la vida de clase media en la que vivía con sus padres en Montclair, para adentrarse en el mundo perfecto de Baltimore.

Un incidente familiar trágico (el "drama"), que no se descubre hasta el final, es lo que hace que no puedas despegarte del libro. El autor relata con pericia esta historia intercalando diferentes períodos de las vidas de los personajes, por lo que en un capítulo te trasladas a mediados de los noventa y en el siguiente te encuentras en la segunda década del nuevo milenio. Pero lo hace con tanta destreza que es fácil seguir el hilo de la narración. Incluso te genera ansiedad por continuar leyendo, ¡porque necesitas saber qué pasó! Así va descubriendo paulatinamente para los lectores detalles, anécdotas y hechos que consiguen ir preparando el terreno para lo que está por venir.

Este libro me ha hecho sentir muchas emociones. Tristeza al leer las palizas que recibía Hillel (uno de los primos) en el colegio, la amargura de Marcus al regresar a su casa y abandonar el esplendor de Baltimore, el agradecimiento de Woody (el otro primo) a los Goldman por hacerse cargo de él. Es conmovedor la relación de los tres primos, la lealtad y el amor que se profesan es algo tan inédito en la sociedad, que cuando esta complicidad y amistad comienza a deteriorarse es imposible no sentir que has perdido algo importante. Porque estos chicos te llegan al corazón.

Me ha gustado mucho este libro por varios motivos. Uno de ellos es la descripción que nos hace el autor de las diferencias entre las distintas clases sociales en la década de los noventa. Otra cosa que me ha gustado es la manera en que nos muestra el paso de la infancia a la adolescencia, y más tarde a la edad adulta. Página tras página los niños, poco a poco, se van convirtiendo en hombres. Lo más interesante (y duro) es ser testigo de como sentimientos de amor se acaban transformando en odio. La relación entre Hillel y Woody muestra de forma impecable la naturaleza humana. La traición, el despecho y el resentimiento se apoderan de ellos en diferentes momentos de sus vidas haciendo que sólo pueda haber un desenlace a todo lo que se ha ido acumulando a lo largo de los años.

Subyace una idea en este libro que se hace más patente conforme se avanza en la novela: la perfección no existe. No todos los sentimientos son tan puros como se describen. No todo lo que vemos es real. No todas las relaciones son maravillosas. No todos llevan una vida inmejorable. Marcus descubre esto, quizás, demasiado tarde. Pero para los niños el mundo se ve muy diferente a como lo ven los adultos.