jueves, 17 de noviembre de 2016

Detrás de la máscara (Adriana Rubens)


Sinopsis: La Revolución industrial ha convertido a Londres en una ciudad de grandes desigualdades económicas y sociales. Kathleen Sweeney nació en Whitechapel, uno de los barrios más pobres. Se habría convertido en lo que muchos considerarían una “rata de alcantarilla”, si no hubiera sido por un giro inesperado del destino, que ha hecho de ella la prometida del marqués de Dunmore. Pero un nuevo imprevisto amenaza con ensombrecer su porvenir: acaba de recibir en herencia el Jardín Secreto, un exclusivo prostíbulo.
A Nicholas Richmond, marqués de Dunmore, la vida lo ha bendecido desde la cuna. Nacido en el seno de una de las familias más poderosas del país, está acostumbrado a que todo el mundo le rinda pleitesía. Se enorgullece de ser un hombre frío, que mantiene todos sus sentimientos controlados… hasta que el beso de una inocente muchacha se convierte en su obsesión y una misteriosa mujer enmascarada termina por robarle el corazón.
¿Podrá su amor vencer los prejuicios sociales y sobrevivir a los peligros que acechan desde Whitechapel?

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

(Atención!!! Mini Spoilers Alert!!!!)


¡Me ha encantado! Parece que, poco a poco, empiezo a encontrar buenas escritoras españolas de novela romántica. La sinopsis de este libro captó mi atención, y en cuanto llevaba unos pocos capítulos me tenía completamente atrapada en la trama.

Kathleen, (Kathy para los amigos), es una chica huérfana, que gracias a la ayuda de su tía ha podido estudiar en una prestigiosa escuela de señoritas. El término de sus estudios coincide con la trágica muerte de su tía, lo que la lleva a tener que enfrentarse a una herencia no deseada: un burdel. La chica, en un principio, está convencida de cederle la gestión del mismo al socio de su tía (Connor, un tipo a priori desagradable, pero que luego te acaba gustando) porque tiene una reputación y un prometido aristócrata, hermano de su mejor amiga del internado (Nicholas, para futuras referencias). Todo se tuerce cuando aparece un inspector de policía maleducado que prácticamente la obliga a quedarse y dirigir el negocio.

Aquí comienza a complicarse la vida de la protagonista. Se introduce en un mundo del que no sabía nada y se encuentra con personas de todo tipo. Su lado más humano y compasivo sale a flote, y su sentido de la responsabilidad por todo el que depende de ella y de ese negocio hace que se embarque en una cruzada particular para, básicamente, ayudar a todo el mundo.  En esta situación tan difícil decide hacer acto de presencia su esperado prometido que había estado haciendo las Américas.

Este libro me ha sorprendido gratamente y lo he disfrutado casi tanto como los de mi autora de romántica favorita: Lisa Kleypas. Es una historia ambientada en la época victoriana en la vieja Inglaterra, los personajes son excepcionales y tan reales que todos convencen. La autora ha hecho un gran trabajo con ellos, ha sabido darle a cada uno su personalidad y su debida relevancia en la trama. El relato es bastante original (aunque ya había leído anteriormente una historia en la que la protagonista se hacía cargo de un club de juego, nunca había habido un local de mujeres de vida alegre de por medio) y la ambientación magnífica. Además toca un tema bastante escabroso como es la prostitución infantil, y detalla la vida del East End londinense en un tiempo en que era uno de los lugares más peligrosos del mundo. 

Es verdad que Kathleen es un poco blanducha, pero se justifica, de alguna manera, por su educación en un internado. Asimismo, el motivo de Nicholas para haber dejado a Kathy más tirada que una colilla es un poco flojo... ¡si iba a casarse con ella! De todas formas, cuando regresa se encuentra en la misma tesitura, así que dos años de separación no han arreglado nada.

La autora ha sido un descubrimiento para mí, y se han cumplido mis expectativas con creces. Su manera de narrar (¡por fin un libro que no está en primera persona!) me ha gustado mucho, y ese punto cómico que le aporta a algunas escenas le da humanidad a los personajes, no eran las damas y caballeros de la época tan encorsetados y correctos como pensamos.

Resumiendo, os recomiendo el libro. Y añadir que aunque es autoconclusivo, espero con entusiasmo que la autora escriba el siguiente... el final se quedó muy interesante.

domingo, 6 de noviembre de 2016

La bella y el caballero (Sophia James)


Sinopsis: ¡Ella era suya! ¡Firmada, sellada y entregada!
Abocado a casarse, no tenía sentido resistirse a su compromiso con la tímida y apocada lady Grace Stanton. Y sin embargo, a pesar de todo, el laird Lachlan Kerr descubrió que ella tenía cierto encanto. Durante toda su vida se había visto rodeado por la traición, y aquella mujer, que creía que todavía quedaba algo de bondad en él, era indudablemente especial.
Grace sabía que la seguridad de su hogar dependía de aquel compromiso. La arrolladora fuerza de Lachlan y su deseo de protegerla representaban un peligroso atractivo. Quizá podría enamorarse de un hombre cuya mirada ocultaba tantos secretos…

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

(Atención! Spoilers Alert!!!)



Normalmente huyo de las novelas de la editorial Harlequín como de la peste, por varios motivos: son libros muy cortos (para mi gusto) y no suelen ser historias de mucha calidad. Pero por alguna razón la sinopsis de este libro me llamó la atención así que pensé, ¿y por qué no? Y me lo he leído.

Lachlan y Grace han sido obligados a contraer matrimonio por orden del rey de Inglaterra y el rey de Escocia (estamos en el siglo XIV, los matrimonios se hacían de esta manera en la mayoría de las veces). Ella es inglesa y él escocés. No se conocen de nada, ella esconde secretos y él también, pero tienen que seguir adelante con el matrimonio ya que mucha gente depende de esta unión.

Grace, la protagonista de este libro, no es la heroína típica que solemos encontrar en novelas románticas de este tipo. Tiene cicatrices y un problema de piel que hace que no sea una belleza, pero tiene un gran corazón y es más valiente de lo que todo el mundo piensa. Lachlan sí es el protagonista masculino que esperaba: alto, moreno, musculoso y atormentado. No tienen nada en común, pero comienzan una vida juntos por el bien común de un clan. En realidad por el bien de toda Escocia.

El libro sigue una línea narrativa correcta, sin grandes saltos en la historia a pesar de su brevedad, lo cual es de agradecer porque el lector puede seguir el hilo del relato sin problemas. La relación de los protagonistas es bonita, la autora nos va mostrando cómo poco a poco va surgiendo algo entre ellos dos. No es un amor repentino, de un día para otro, lo que le da credibilidad a su historia. Hay personajes secundarios, siendo el hermano de Lachlan el más importante en mi opinión, pero ninguno le resta protagonismo a ellos dos.

Otra parte que me ha gustado ha sido la histórica, no sólo por la ambientación en la época (una edad media que no nos queda tan reciente como, por ejemplo, la victoriana), sino por los tejemanejes e intrigas de la política de ese tiempo. Refleja bastante bien cómo la nobleza y los regentes hacían y deshacían a su antojo, lo importante que era estar bien con el rey y tener contactos. Ha sido interesante.

Recomiendo este libro porque es de fácil lectura y los personajes gustan y convencen. Me ha sorprendido gratamente viniendo de la editorial que es (mis anteriores experiencias con ella no han sido buenas). La autora consigue dejarlo todo explicado y aunque el final podría haberse prolongado un poco, ha sido correcto. Incluso se permite el describirnos las residencias de los personajes y sus vestimentas, lo cual es digno de alabar porque la escritora consigue embutir todo esto en pocas páginas (¿he dicho ya que el libro no es muy extenso?).

También me ha servido para conocer a esta autora, de la cual no había leído nada antes. Ha estado bien.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Por qué me gustan las novelas románticas

Llevaba tiempo queriendo escribir sobre este tema por dos motivos. Porque soy lectora de este género y porque a la novela romántica le precede su fama... y no buena precisamente.



El género literario romántico, incluso hoy en día, no es respetado ni por las propias editoriales que publican estos libros. Siempre ha sido menospreciado por muchos (los que no lo leen obviamente) por ser algo superficial, sin calidad literaria y demasiado femenino. Esto último tomado como algo realmente malo (no voy a entrar en una batalla feminista porque no merece la pena). Para muestra os pongo un enlace a un artículo del diario 20 minutos, de hace un par de años, donde la editora del sello de romántica de Planeta en aquel entonces hacía una afirmación rotunda sobre este tema: "Es novela de género y la calidad no es lo fundamental". Esto es tan ofensivo para el género, los autores y los lectores que no entiendo cómo puede ser la editora de este tipo de libros. Pero la cuestión radica justo en los números: se publica mucha novela romántica por el simple hecho de que vende. Y mucho.

Este género ha tenido siempre un número, más o menos, permanente de fieles seguidores, mayoritariamente mujeres, aunque me consta de hombres que leen este tipo de libros, y ésto queda patente por la aparición últimamente de autores masculinos que se decantan por escribir sobre amor y otros asuntos del corazón.  Este número de fans aumentó de manera asombrosa en 2012 con la publicación (en España) del conocido libro "Cincuenta sombras de Grey" de E.L.James (la primera vez que vi el nombre de la autora pensé que era un hombre... no comments). La aparición de este libro dio lugar a que surgiera en España el subgénero "novela erótica", nunca visto antes en las librerías ya que todos los libros se catalogaban bajo "novela romántica", hubiera más amor o menos, más latigazos o menos. A raíz de este fenómeno, el género de romántica y el subgénero de erótica se han disparado tanto en ventas como en autores. La triste realidad es que la mayoría de estos libros son sucedáneos (no de cangrejos, esos para la cena) del libro de E.L. James.

Yo no leo novela erótica. 

Aunque admito que leí en su momento las sombras, la trilogía completa, para saber de qué iba la película. Yo leo novela romántica. Desde mucho antes del boom de las sombras de Grey. Llegué a ella con "Las viñas de Napa Valley", un libro de Nora Roberts, y el género me enganchó. De ella pasé a otras autoras y así fui descubriendo, poco a poco, a grandes escritores.

¿Por qué me gusta la novela romántica? Porque una novela romántica es una obra de ficción que no difiere mucho de una novela negra, un thriller, o cualquier otro bestseller. Es un libro bien escrito con unos personajes muy bien conseguidos, con frecuencia con un desarrollo psicológico profundo ya que se manejan muchos sentimientos y el autor tiene que analizar estos mismos para poder crear comportamientos coherentes de los personajes. 

Y al contrario de lo que piensan muchos, una novela romántica tiene una trama bien contada, estructurada y sobre todo documentada. Ésto nos lo encontramos mucho en las novelas románticas históricas, donde el autor ha investigado y recreado el mundo como era en la época en la que está ambientada la historia. Desde cómo iban vestidos, cómo eran las viviendas, los trabajos, la diferencia de clases, que utensilios existían ya en ese tiempo y un largo etcétera. Todo esto supone una gran labor de investigación. Como en cualquier otra novela, de cualquier otro género. La variedad de temas, así como de épocas que abarcan las novelas románticas hace que haya para todos los gustos y por eso su público es tan leal. 
Entre las características que una novela romántica suele tener están el que el amor es el eje del libro y que suelen tener un final feliz. Una historia de amor se encuentra en muchos libros que no están clasificados como novela romántica, pero en este género es sin duda el centro de la narración. La historia de amor es el ojo del huracán, y el resto de situaciones y personajes giran a su alrededor. Dependiendo del autor nos encontraremos con escenas de sexo explícitas o más sútiles pero es común su existencia porque el sexo es parte de la vida y a los lectores les encanta la tensión sexual entre los protagonistas. Sobre el final feliz, suele ser así en el 90% de los casos, y el libro que no lo tiene normalmente es porque tiene una continuación (es una saga con varios libros).

En resumen, una novela romántica no es mejor ni peor que una novela de cualquier otro género. Sobre gustos ya se sabe, y cada uno lee lo que le gusta, pero no por ello hay que desdeñar, humillar, despreciar o insultar a aquél que lee algo distinto. Y al fin y al cabo, las novelas románticas son obras maravillosas.



martes, 1 de noviembre de 2016

Reseña Especial Halloween: Diez Negritos (Agatha Christie)


Sinopsis: Diez personas sin relación alguna entre sí son reunidas en un misterioso islote de la costa inglesa por un tal Sr. Owen, propietario de una lujosa mansión a la par que perfecto desconocido para todos sus invitados. Tras la primera cena, y sin haber conocido aún a su anfitrión, los diez comensales son acusados mediante una grabación de haber cometido un crimen en el pasado.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

(Atención: Spoilers Alert! BOO!)



Estuve dándole vueltas a esto durante el fin de semana, ¿por qué no leerme un buen libro de terror como homenaje a la noche de las brujas y monstruos varios? Os gustará Halloween o no, pero es una noche divertida y buena excusa para leer alguna buena historia de suspense. No quería leer algo típico como "Frankestein", "Drácula", o algo tan terrorífico como "Orgullo y Prejuicio y Zombies" (espeluznante, y no sólo por los zombies, si Jane Austen levantara la cabeza...). Al final me decanté por un clásico, para mí el mejor libro de esta gran autora de misterio. Si no lo has leído, espero que esta reseña te anime a ello.

Diez personas son invitadas a la Isla del Negro (situada en el Canal de la Mancha) por el enigmático Mr. Owen. En sus respectivas invitaciones son llevados a pensar que su presencia en la isla está justificada por conocidos comunes o por trabajo, sin que ninguno de ellos tenga claro quién es en realidad su anfitrión. Al final de la cena todos ellos son acusados de crímenes diversos causando la indignación y sorpresa, al mismo tiempo que se sucede la primera muerte.

A partir del primer asesinato es cuando la trama se vuelve intrigante y el lector se encuentra con una serie de personajes a los que tiene que analizar. Porque las muertes empiezan a sucederse una tras otra, y conforme van quedando menos personas las sospechas se complican. La pregunta más importante que hacerse es, ¿quién tiene un motivo para matar al resto?.

En este libro Agatha Christie da un giro a sus novelas de suspense. Aquí no hay un detective investigando un crimen con un puñado de personas a las que interrogar. En este libro todos los personajes son sospechosos, todos son potenciales asesinos y el lector tiene que ir indagando e intentando reunir pruebas para averiguar quién es el homicida. ¡Fantástico! El hecho de que "uno de nosotros" sea el asesino crea una atmósfera de tensión asombrosa y un ambiente de desconfianza entre los personajes que convierte cualquier nimiedad en algo que podría tener un gran significado, algo que podría llevar a descubrir al verdugo que está eliminándolos uno a uno.

La ambientación de la novela es espléndida. Qué mejor sitio para reunir a un grupo de personas que una isla, sin posibilidad de salir y con una fuerte tormenta arreciando. La isla es pequeña, no existe lugar en donde un asesino pudiera esconderse y nadie va a acudir en ayuda de los supervivientes. El hecho clave de la historia es cuando se llega a la conclusión de que el criminal es uno de ellos. Todos pasan a un estado de alerta máxima, sin dejar de observar al resto de invitados.

La primera vez que leí este libro no fui capaz de adivinar quién era el asesino antes de llegar al final, lo cual me fascinó. A lo largo de los años he releído esta historia muchas veces, y no me cansaré nunca de hacerlo. La autora usa una narración sencilla y nada recargada, y aunque contada en tercera persona nos ofrece los pensamientos de todos los personajes, lo que hace que el lector vaya descubriendo poco a poco retazos del pasado de todos ellos que puedan suponer algún indicio sobre quién es el asesino.

Es un libro lleno de suspense con personajes muy distintos entre sí que hacen su propia aportación de misterio a la novela. Una lectura altamente recomendable.

"... And then there were none".