domingo, 8 de enero de 2017

Piratería y otras profesiones

Hace unos días me crucé con esta noticia y me dio que pensar:

Vaya por delante que estoy totalmente en contra de la piratería en todos sus ámbitos: musical, editorial, fotográfica, etc... Excepto, quizás, la piratería clásica:


(Bueno, quizás no tan clásica).


Volviendo al tema que nos ocupa, es escandaloso el número de webs que se pueden encontrar en internet ofreciendo libros en descarga gratuita. En su mayoría solicitan a la persona que se registre en su sitio para poder tener acceso a los archivos. Imagino que luego inundarán los correos personales de cada persona registrada con spam de todo tipo y colores. En mi pequeña investigación llevada a cabo para esta entrada, he podido comprobar que sólo es necesario escribir en Google la palabra "descargar" seguida del nombre del libro y/o el del autor para obtener unos resultados abrumadores.

Sin duda, lo que más me ha llamado la atención es la cantidad de blogs personales que existen, dedicados en exclusiva a ofrecer libros de esta manera, incluso en varios formatos (por aquello de facilitar el trabajo a los usuarios y que no tengan que andar convirtiendo archivos). Deduzco que estas personas han decidido dedicar sus blogs a la piratería editorial para asegurarse una buena fuente de ingresos mediante la publicidad que aparecen en los mismos. Una forma de ganar dinero a costa del trabajo de otros. Pero seamos realistas: la demanda de libros para descargar sin coste es enorme, y estas webs y blogs existen por ese motivo.

¿Y por qué tanta gente lo hace? ¿Se entusiasmaron con el tema después de ver "Piratas del Caribe"?

(Mmm... no lo creo). 


En mi opinión, aquí entran en juego diferentes factores.

Por un lado, y con bastante peso, está el motivo cultural. En este país conseguir algo "por la cara" (léase: gratis), es motivo de orgullo. Llamadlo picaresca española, sinvergonzonería o simplemente tacañería, es indiferente el término que queráis usar. La frase "para que voy a pagar por ello si en internet está gratis" la habré escuchado más veces que Paquito el Chocolatero. Quizá habría que insinuarle a esas personas si les parece bien ir a trabajar sin que le paguen un sueldo. Seguro que no les haría ni pizca de gracia. Bien señores, a ver si ahora lo entienden: ¡ser escritor es una profesión! Y como todo el mundo, el que trabaja (incluso el que lo hace escribiendo libros), quiere cobrar.

Otro factor importante a tener en cuenta es el precio de los libros digitales. Aquí intervienen, principalmente, las editoriales, y los autores autopublicados.


Empezando por las editoriales, he podido comprobar en mis pesquisas, y muchos lectores coincidirán conmigo, que los libros suelen tener un precio elevado para tratarse de copias digitales. Entiendo que las editoriales se encargan de corregir, diseñar la portada, pagar al autor y dar publicidad a los libros que publican, y tienen que recuperar este dinero invertido. Pero (me encantan los "peros"), no hay gastos de impresión, ni de materiales como el papel, ni de distribución en librerías y grandes almacenes, por lo tanto pienso que el margen de beneficio tiene que ser mayor, incluso si el precio de los libros es más bajo que en papel. ¿Por qué ponen a la venta las editoriales sus libros digitales a precios tan elevados? Pues he descubierto que uno de los motivos es para así hacer que aumenten las ventas en papel. Si un lector encuentra que el precio en versión digital no difiere tanto de la versión impresa, puede ser que se decante y prefiera comprarlo en papel. El miedo a desaparecer es una de las razones por la que una editorial quiere vender ejemplares en papel a toda costa.


(¿Pero creéis en serio que el papel desaparecerá?).


En relación con los autores autopublicados, podría yo escribir un libro con todo lo que me he ido encontrando desde que comencé con el blog, pero lo dejaré por el momento para una futura entrada. 

Los precios que estos autores ponen a sus obras suele ser bastante asequible, por menos de un euro hay todos los días alguna obra disponible. E incluso si el precio es mayor, los escritores tienen ofertas temporales donde se puede comprar el libro a precio más económico. Pero (mi querido "pero" de nuevo), el asunto está en libros autopublicados que se venden por tres euros o incluso más. Seguramente estaréis pensando que tampoco es tanto dinero, y estoy de acuerdo. En mi opinión el quid de la cuestión radica en que sean autores poco conocidos, o libros que tienen cien páginas y se venden por ese precio, obras sin corregir, novelas con doble espaciado o saltos de páginas para ocupar más espacio, sagas de tres o cuatro libros que si se juntaran harían un sólo ejemplar completo, etc, etc... Entiendo que todo el mundo quiere cobrar por su trabajo, y escribir un libro conlleva un esfuerzo considerable a muchos niveles, pero el tipo de situaciones que acabo de enumerar (y sin entrar en la parte ética y moral que todo eso conlleva) empujan a los lectores a la descarga ilegal. Ojo, que NO estoy justificando la piratería. Sólo expongo hechos que llevan a, quizás, comprender por qué algunas personas no se gastan un céntimo en un libro.


 (¿Me explico?).

Hasta aquí mi análisis de la piratería (la cual ha existido desde el principio de los tiempos, ya que estamos). Estaréis o no de acuerdo con lo que aquí planteo y me encantará leer qué opináis. Mi intención, como siempre, ha sido simplemente expresar mi opinión sobre el tema.

6 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo, primero en lo de la picaresca y en jactarnos de conseguir cosas por la jeta, y segundo, en la picaresca también de las editoriales para vender en papel por encima de todas las cosas. Me he quedado flipada con lo de sagas de 100 páginas cada libro, menudo timo, creo que hace años que no leo libros de menos de 300 páginas! Estaré atenta a tus siguientes artículos!

    ResponderEliminar
  2. Precisamente me he leído hoy un libro de ese tipo, de los de cien páginas o menos y parte de una saga de cuatro libros.

    ResponderEliminar
  3. Menos de 100 páginas? Creo que ni en los libros de adolescentes que le "robo" para leer a mi sobrina tienen tan pocas páginas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja Pues seguro. Justo he leído uno de este tipo, puedes leer mi reseña en la siguiente entrada.

      Eliminar
  4. Interesante análisis.
    Despuntar en esta marabunta se hace poco menos que imposible.
    Yo, por mi parte, no estoy muy en contra del pirateo. Considero que si las Instituciones Públicas se deciden a erradicarlo, no encontrarían grandes problemas legales. Cierto que el pirata siempre encontaría vías, pero serían mucho más intrincadas.
    Por otro lado, es curioso que los que más se quejan del pirateo son artistas ya instalados y reconocidos.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También he escuchado a escritores noveles quejarse de que sus libros han sido pirateados a los pocos días de salir a la venta. Pero no creo que fuera tan sencillo acabar con ello, la cultura juega un gran papel en ello.

      Eliminar