miércoles, 6 de diciembre de 2017

Blade runner (Philip K. Dick)




Sinopsis: Tras la guerra nuclear, la Tierra ha quedado sometida bajo una gran nube de polvo radioactivo. La gente ha emigrado a otros planetas del sistema y se ha llevado a androides que les asisten. Algunos de estos han escapado de la servidumbre y han vuelto ilegalmente a la Tierra. Y Rick Deckard, cazarrecompensas, es uno de los encargados de acabar con ellos. Pero, ¿es justo matar a los humanoides sólo por el hecho de serlo? ¿Cuál es el límite entre la vida artificial y la natural?

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

(Atención: Spoilers Alert! O quizá no... bueno, todo el mundo ha visto la peli, verdad?)



Para los amantes de la ciencia ficción este libro es un clásico, ¡y yo no lo había leído! Un delito imperdonable, sin duda, así que me he puesto manos a la obra y aquí tenéis mi opinión sobre esta obra maestra del género.

Rick es un cazarrecompensas en un planeta Tierra desolado por una guerra que lo ha convertido en un vertedero, donde respirar te mata (lentamente). Rick persigue, atrapa y elimina androides que han llegado al planeta de manera ilegal. Pero esta vez se enfrenta a los androides más avanzados que se hayan construidos, con una inteligencia incluso superior a la de muchos humanos. Conforme el protagonista vaya interactuando y relacionándose con estos nuevos “andys”, su misión se volverá más difícil cuando empiece a percibirlos como seres vivos y los sentimientos se mezclen con su deber como policía.

La lectura de este libro ha sido inquietante y muy interesante. El planeta está acabado y quedan cuatro humanos y medio sobreviviendo como pueden. La mayoría de personas ha abandonado la Tierra y se ha trasladado a las colonias que hay en otros planetas, los que no alcanzan un coeficiente intelectual mínimo están obligados a vivir aquí junto con los que tienen un trabajo que desempeñar. 

El autor retrata un mundo desolado, los restos de una civilización en un mundo futurista, que a pesar de toda la tecnología que maneja el ser humano, no es capaz de salvar el planeta. Ha surgido una nueva religión que intenta mantener felices a estos pobres desgraciados que tienen que permanecer allí. Es una vida de desesperanza, la gente se aferra a animales artificiales como recuerdo nostálgico de un tiempo anterior y los avances tecnológicos no compensan el hecho de vivir en una sociedad destruida. Estos mismos avances han permitido construir las llamadas “cajas empáticas”, artefactos capaces de alterar el estado de ánimo de una persona. 

Para los que disfrutamos con la ciencia ficción, este es un buen libro. A mí me ha gustado, te hace pensar en lo que como seres humanos tenemos y que damos por sentado. Te hace reflexionar en todo lo que podemos perder si continuamos con guerras y contaminando el planeta. El panorama es desesperanzador, el escritor consigue transmitir al lector la tristeza y melancolía con la que viven los personajes del libro. Le otorga a los androides una faceta humana turbadora, ni ellos mismos saben que son robots. Da escalofríos pensar que la tecnología pueda llegar algún día a permitirnos fabricar algo que no se pueda distinguir de uno de nosotros. 

Por lo tanto sí, os recomiendo este libro, porque el autor hace un trabajo excelente concibiendo un mundo que podría ser una realidad en el futuro (aunque él ambientó su libro en la década de los noventa ya que lo escribió en los sesenta). Es un relato de seres humanos que han perdido toda esperanza, entes artificiales que quieren sobrevivir a toda costa y como las personas intentan encontrar un punto de referencia en su vida que les ayude a mantener la esperanza.

Ahora, a ver la peli. No sólo yo, vosotros también, eh?

No hay comentarios:

Publicar un comentario