jueves, 28 de diciembre de 2017

Gigoló (José de la Rosa)


Sinopsis: Su novio está de viaje, sus amigas ocupadas y María ha decidido hacerlo: contratar los servicios de un gigoló por una sola noche. Sin embargo aquella experiencia de sexo pagado con un desconocido (Allen) quizá sea más trascendente de lo que esperaba. Dos años después se encuentran de manera fortuita, cuando ella está a punto de casarse con el hombre de su vida. Así descubre que Allen lleva desde entonces buscándola, y también que una noche de sexo por 500 libras ha podido cambiar sus destinos para siempre. A partir de ahí, María deberá elegir si continúa su perfecta vida tal y como estaba planificada desde que era una niña o si se deja arrastrar por Allen, un hombre tan atractivo como peligroso, y de quien no puede salir nada bueno... ¿Será capaz María de evitar a Allen? ¿Podrá seguir con su vida tras reencontrarse? 

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

(Atención: Spoilers Románticos Alert!!!!)



Y, Señoras y Señores, así es como se escribe una novela romántica (insert applause here). Me quitaría el sombrero, si lo llevara, ante este escritor. Me ha encantado su forma de escribir, cómo cuenta esta historia, el desarrollo que hace de los personajes… ¡me ha gustado todo!

Dejo los elogios de momento para entrar en materia. María es una chica con la vida perfecta (o eso piensa ella). Va a casarse en pocos meses con el hombre de su vida y tiene un trabajo donde acaban de proponerle un traslado que conlleva un ascenso. En una fiesta organizada por su mejor amiga coincide con alguien a quien pensó que no volvería a ver: Allen, un gigoló, al que pagó hace dos años por pasar una hora de placer tan intenso que no ha podido olvidarlo (quinientas libras bien gastadas, por lo que parece). La muchacha no sabe dónde meterse, pero lo peor para ella vendrá después de la fiesta, cuando Allen empiece a cruzarse en su vida e insista en verla ya que él tampoco ha podido olvidar el encuentro que tuvieron.

María ansía que todo sea perfecto, porque quiere una vida mejor que la que tuvo en su infancia. A todos nos gusta vivir bien económicamente, así que no es extraño que ella desee lo mismo. Pero cuando conoce a Allen es cuando se da cuenta de que quizá lo ha enfocado mal, que su aspiración a tenerlo todo no debe ser a costa de sacrificar sus principios y a ella misma. El amor que surge entre ellos los liberará, los hará descubrir qué es lo que realmente quieren de la vida y comprenderán que deberán cambiar para ser felices.

Este libro ha supuesto mi descubrimiento de este autor. Me ha encantado, es un libro no excesivamente largo pero tan bien narrado que no se echa en falta nada. Su sensibilidad al describir los sentimientos de los protagonistas me ha llegado al alma. El escritor ha plasmado maravillosamente la evolución de ambos, el hallazgo del amor y la revelación de que sus vidas no iban por el camino que ellos querían. 

Los personajes secundarios son simplemente perfectos, esa mejor amiga a la que le encanta dirigir las vidas ajenas y que se autoconvence de que lo hace por el bien de los demás. El novio que lo quiere todo impecable, según las normas establecidas y para el que la imagen es lo más importante (que conste que NO todos los ingleses son así).

Las escasas escenas de sexo están narradas con una delicadeza extraordinaria, y aunque son pocas, son las justas y necesarias. Es una novela romántica, lo importante es el romance y los sentimientos, y en esto el autor hace una labor excelente.

Así que si queréis disfrutar de una preciosa historia de amor, con unos personajes principales magníficamente desarrollados, éste es vuestro libro. Espléndidamente escrito, te hace sentir y padecer al mismo tiempo que los protagonistas (y hasta querer darle un sopapo a María en más de una ocasión). Allen enamorará a las féminas desde la primera página y la historia simplemente os enganchará.

Como plus tenéis un novio idiota en el que poder descargar vuestras frustraciones mediante insultos variados, y una mejor amiga a la que revolotear del pelo, que eso siempre viene muy bien para liberar estrés.

3 comentarios:

  1. Le pones tanta pasión que hasta ganas me dan... pero es que hace eones que la literatura romántica dejó de interesarme excepto como incentivo para amigas que no leen nada. Al menos con ella, leen y disfrutan. Principalmente me pasa porque no me creo las tramas y porque los protas suelen ser tan absolutamente divinos, guapos y perfectos que me deprimo durante semana y media. Seguro que Allen no recordaría a María si ella no fuese guapa e interesante. Vamos, que le contrato yo y acaba de fraile cartujo a la mañana siguiente. Eso sí, voy a recomendar el libro a mis amigas menos tiquismiquis. Besazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La novela romántica puede ser de gran calidad, como es el caso de este libro. Está tan bien escrito que no tiene nada que envidiarle a otras grandes obras. De todas formas, cuando lees una obra de ficción partes de la base de que el escritor se lo ha inventado, algo ficticio con retazos de realismo aunque entiendo a qué te refieres, he leído novelas que desde el primer capítulo ya sabes que son totalmente imposibles de digerir.
      De todas formas, sólo puntualizar que una novela del género romántico se puede disfrutar, y de que cualquier cosa que se lea se aprende algo :-)

      Eliminar
  2. Hola!!

    Yo leí este libro hace tiempo y me encantó. José de la Rosa escribe tiene grandes novelas románticas. Siempre echas desde el detalle y la sensibilidad, a mí me encanta!! Si no conoces más obras suyas te invito a que sigas leyendo.^^

    Un saludo!!

    Lupe

    ResponderEliminar