viernes, 16 de marzo de 2018

El cuento de la criada (Margaret Atwood)


Sinopsis: Amparándose en la coartada del terrorismo islámico, unos políticos teócratas se hacen con el poder y, como primera medida, suprimen la libertad de prensa y los derechos de las mujeres.
En la República de Gilead, el cuerpo de Defred sólo sirve para procrear, tal como imponen las férreas normas establecidas por la dictadura puritana que domina el país. Si Defred se rebela —o si, aceptando colaborar a regañadientes, no es capaz de concebir— le espera la muerte en ejecución pública o el destierro a unas Colonias en las que sucumbirá a la polución de los residuos tóxicos. Así, el régimen controla con mano de hierro hasta los más ínfimos detalles de la vida de las mujeres: su alimentación, su indumentaria, incluso su actividad sexual. Pero nadie, ni siquiera un gobierno despótico parapetado tras el supuesto mandato de un dios todopoderoso, puede gobernar el pensamiento de una persona. Y mucho menos su deseo.
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

(Atención: Spoilers Alert!!! Alabados sean!)


Qué historia tan triste. Me ha quedado un regusto tan amargo al terminar este libro, que todavía estoy intentando sobreponerme a esta novela. Sin duda la autora es magnífica, y su forma de escribir sublime. Este libro, a pesar del sentimiento que ha generado en mi persona, se ha convertido en uno de mis favoritos por todos los diferentes aspectos que toca esta historia.

La protagonista es una mujer anónima, nunca llegamos ni a saber su verdadero nombre. Es una más entre todas las mujeres que han sido “educadas” en la nueva era que vive el país para que sirvan de recipiente para procrear, una nación donde la infertilidad se ha convertido en el principal problema de la población. Ella cuenta en primera persona cómo vive, lo que ocurre a su alrededor, lo que siente y cómo han cambiado las cosas. Hay otros personajes que, sí bien es verdad que son importantes por la influencia que de alguna manera ejercen en su vida, la que cuenta la historia es ella y por lo tanto eclipsa a cualquier otro personaje porque su relato es desgarrador.

Este libro es mucho más de lo que aparenta al principio, es incluso engañoso porque parece una historia distópica más donde las personas intentan salir adelante en un mundo difícil. Conforme pasan los capítulos y el lector se va adentrando en los acontecimientos que rodean a la protagonista, la historia se vuelve más intensa y la escritora hace un trabajo espectacular haciendo partícipe al que lee de lo que está ocurriendo en esa sociedad, pero con una prosa sencilla, fácilmente comprensible y esto es sin duda lo que más me ha fascinado. Como con palabras simples, nada rebuscadas, Margaret Atwood ha sabido transmitir tanta dureza y tanto dolor.

Es esta una sociedad, una república autoproclamada, donde los derechos de las mujeres han sido, no ya pisoteados, sino erradicados totalmente. El análisis que la autora hace de los diferentes estratos sociales que diferencian a las mujeres es claro y exhaustivo, pero la verdadera realidad se revela a sí misma a lo largo del libro: independientemente de su posición, las mujeres no tienen libertad para hacer ni decidir nada por ellas mismas. Son posesiones que deben obedecer órdenes, vivir y actuar como se espera de ellas. Aunque sin duda, la peor parte se las llevan las criadas (the handmaids).

El adoctrinamiento al que estas criadas son sometidas, su forma de vida, el propósito que le han adjudicado en su nueva vida es a la vez cruel, intenso y desolador. Plasma de manera clara la dificultad que entraña para estas mujeres adaptarse a una sociedad que las maltrata, porque todas ellas provienen de un mundo como el actual y contemporáneo, donde las libertades de las personas son derechos. ¿Os imagináis que de la noche a la mañana decretaran por ley que no tienes derecho a trabajar, ni a tener dinero, ni que prácticamente puedas hacer nada por decisión propia? ¿Os suena esta situación de algo?

Lo que he encontrado más inquietante de este libro es que queda patente la alta posibilidad de que algo así pueda ocurrir. Pensadlo detenidamente y llegareis a la misma conclusión que yo: podría suceder. Y esa idea es aterradora.

Recomiendo este libro porque es una gran historia de principio a fin, está desarrollado de manera brillante y transmite tantos sentimientos diferentes (miedo, tristeza, asco, resignación, desesperanza, indignación, conmoción, ilusión, esperanza, amor), que lo convierte en una obra maestra. 

Tenéis que leerlo. Una vez que lo leáis las frases "Alabado sea", "Que su mirada te acompañe" y "Bendito sea el fruto" no os abandonarán nunca. Jamás.

4 comentarios:

  1. Suena muy bien...y muy interesante...Gracias por tu reseña :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro magnífico y fascinante.
      Gracias por comentar Virginia! :)

      Eliminar
  2. Joder con la reseña Jane, jajaj ya te comenté que había intentado ver la serie, pero reconozco que fui incapaz de terminarla, puede que deba dar oportunidad al libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entiendo si cuando dices "Joder con la reseña" es porque te ha gustado o porque te ha deprimido... Explícate anda.

      Eliminar