jueves, 18 de octubre de 2018

Lo que lees cuando no lees nada


A raíz de una entrevista, publicada en el diario El País, a una célebre escritora española de literatura romántica/erótica (y cuya entrevista compartí en mi muro en Facebook hace unos días), ha habido un pequeño revuelo en el mundo literario entre lectoras y escritoras de ese género.

Principalmente, la polémica ha surgido por las respuestas que dicha escritora dio a una serie de preguntas realizadas por el periodista de ese periódico. En una de ellas, al ser preguntada a qué colegas de profesión leía, la autora contestó (cito textualmente de la entrevista): “La verdad es que no leo nada”.

Y yo no me lo creo. Es IMPOSIBLE que nadie lea nada.

Os lo voy a demostrar. A continuación, os enumero todo lo que una persona lee a lo largo del día, sin coger un libro y basado en mi experiencia personal. 

Por la mañana antes de salir de tu casa:

- El mensaje del móvil cuando lo enciendes que dice: Introduce el PIN de tu tarjeta SIM (o mensaje similar, dependiendo del móvil que cada uno tenga).
- La etiqueta de la botella de batido de chocolate (o el bote de café si sois adictos a la cafeína) que te vas a beber en el desayuno, mientras esperas que el pan se tueste.
- Los titulares que aparecen en la parte inferior de la pantalla durante la emisión de las noticias de la mañana en la televisión.
- Los ingredientes del tubo de pasta dentífrica al lavarte los dientes.

(Mmm... ¡qué rico!).


Por la mañana una vez que sales a la calle:

- El cartelito que el presidente de la comunidad ha pegado en el espejo del ascensor (¡próxima reunión el jueves, ugh!).
- El nombre de los vecinos escrito en los buzones de la planta baja (hay que investigar si desde la mañana anterior se ha mudado algún vecino nuevo).
- La pegatina que lleva un coche que acaba de pasar sin respetar el paso de cebra, en la cual se lee: “Liberad a Willy” (se ve que al dueño le gustó la película).
- El mensaje que sale en el salpicadero del coche informando de que (afortunadamente) el nivel de aceite del vehículo es el correcto.
- En la estación de metro al comprobar el destino y el tiempo de llegada del tren que tienes que tomar en el letrero luminoso que hay en el andén.
- Entretenerse leyendo los carteles con indicaciones de seguridad que hay dentro del metro (es importante saber cuál es la ventana de emergencia).
- Repasar los apuntes de derecho civil del estudiante que va sentado a tu izquierda en el metro.
(Uff... qué alivio, no tengo que ir al taller).



Trabajando/A lo largo del día:

- El anuncio que el jefe ha colocado en la oficina (mientras estábamos comiendo) que dice "Por favor, se ruega silencio en esta zona de trabajo".
- El meme que te enseña una compañera, donde aparece un chico cubriéndose sus partes con un sombrero de cowboy y se puede leer: "Qué razón tenía mi abuelo cuando decía: no te fíes ni de tu sombra".
- Las instrucciones para usar el aseo de señoras correctamente (esto es muy largo, mejor os pongo una foto un poco más abajo).
- La pegatina del ascensor informando de quién ha sido el técnico que lo ha revisado y la fecha de esa revisión.

(Un traductor, por favor)


A la hora de la comida:

- Los mensajes que vienen en las servilletas de papel de una compañera.
- La cantidad de azúcar total que contiene la lata de melocotones en almíbar que traes de postre.
- El chiste que alguien ha escrito en el aviso colgado en el comedor con las normas de uso de este habitáculo.
- Repasar el aviso de las normas de uso del comedor de la empresa.
- El mensaje de la máquina de refrescos advirtiendo que más te vale introducir el importe exacto porque no da cambio.


(Ejemplo de las servilletas mencionadas).



Cuando vas de vuelta a casa:

- De vuelta en el metro, el aviso de peligro en el andén: "La estación está en curva. Tengan cuidado no introducir el pie entre coche y andén" (y quedarte pensando que algo falla en la segunda frase).
- El cartel de la obra de pisos que me dice que me cambie de acera, que es peligroso y hay muchas posibilidades de que me caiga un par de ladrillos en la cabeza: Stop. Peatón cruce por la otra acera.
- La valla publicitaria de una conocida cadena de hamburgueserías anunciando una hamburguesa verde, su nombre y su precio con motivo de la proximidad de Halloween.


 
(Avisos varios).



Por lo tanto, queda claro que no es posible pasarse el día sin leer nada. ¡Mi indignación hacia esta autora viene por el hecho de que nos ha mentido! Sí que lee, todo el tiempo. Aunque sea la etiqueta del champú, pero lo hace. El mundo no podría existir sin la palabra escrita, acabaríamos atropellados o con un pie atrapado en algún sitio insólito.

Modo ironía off.

Ahora que he demostrado que esta señora sí lee todos los días, sería estupendo si alguien pudiera probar que, además de todo lo que he mencionado antes (adaptado a la vida de cada uno), esta escritora también lee libros. ¿Por favor? ¿Alguien? ¿Los del fondo de la sala?.



Que una persona que se dedica a escribir, (libros, no la lista de la compra), diga que no lee es inconcebible, y prefiero pensar que su contestación a esa pregunta fue motivada por alguna extraña estrategia de marketing, aconsejada por su editorial, que no logro entender.

Así que desde aquí hago un llamamiento a todos los escritores: LEAN LIBROS. Y en el hipotético caso de que no lo hagan: MIENTAN SOBRE ELLO y digan que sí lo hacen. Todos leen, a todas horas, muchos libros.


14 comentarios:

  1. Pues si por lo menos interesate y que diga algo de su editorial ya aue le pagan bien, o eso creo no me haas caso 🙄😏.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Sí mujer, tienes razón. Por lo menos mostrar un poco de interés por el medio con el que te ganas la vida, ¿verdad? Un beso y gracias por dejar tu opinión.

      Eliminar
  2. xDDDDDDD genial, me has hecho ampliar la sonrisa y soltar alguna risotada. Pero, ahora me asalta la duda, si alguien que no lee se convierte en bestseller y lides de ventas, alguien que se pase todo el día leyendo, como bien has demostrado, aunque no coja ni un libro, está abocado directamente al nobel de literatura, digo yo.
    Me ha encantado tu entrada, sigue diciendo siempre lo que piensas y lo que te dé la gana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguiré haciéndolo porque yo soy asíN (con ene, sí) jajajajaja
      Lo del Nobel no lo veo yo muy claro, a no ser que tengas muchos fans y lo más importante: una editorial que te convierta en un producto y te haga un marketing bestial. Porque creo que es ahí dónde radica el secreto. Un besote!

      Eliminar
  3. ¡Fantástica como siempre! Has dicho toda la verdad Jane. ¡Sigue así!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! No puedo ser de otra manera jejeje Un beso Anónimo!

      Eliminar
  4. Ayer mismo el gran Elmer Mendoza, en un encuentro al que tuve la suerte de acudir, decía que a sus alumnos (da clases de literatura y escritura) les aconseja que no se pongan a escribir un libro hasta que no se hayan leído, al menos, quinientos. Había un poco de ironía en sus palabras, pero sí insistió en que sin leer no se puede escribir. Y como él, la mayoría de los autores con los que tengo la suerte de cruzarme. Que una escritora o alguien que se considera tal diga que no lee es defenestrar su profesión. Es, si se me permite la palabra, indigno. Si quisiese ser cruel (y no quiero serlo por respeto a los lectores de esta señora) diría que para lo que escribe con leer el "guasap" le basta y le sobra. No la veo muy influída por Dickens, Cervantes o los románticos del XIX. Dicho sea con todo el respeto que me merecen sus ventas y, de nuevo, sus lectores. No sé, me parece surrealista. Besos, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro que sin leer no se puede escribir, si es que no tiene pies ni cabeza Yolanda. Yo es que no acabo de comprenderlo. Leer no es sólo una manera de evadirte, o imaginarte historias, vivir otras vidas. Es también una forma de aprender cosas, asimilar vocabulario nuevo y culturizarte en general, porque de TODOS los libros se aprende algo. Bueno, de los de esta escritora empiezo a tener mis dudas. De los que yo he leído no he aprendido nada.
      Un besote!!!!

      Eliminar
  5. De acuerdo conlo que dices, en lo personal no se me antoja leer un libro de quien ¡¡¡no lee!!! Pero bueno tampoco me gusta el genero erótico 🤔 lo veo dificil. Muy acertada Jane

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Tienes razón, es difícil sentirse motivado a leer a un escritor que dice que no pasa una hoja de un libro ni para abanicarse. Besos varios para ti! :)

      Eliminar
  6. Toda la razón te doy! ¡¡Nos ha mentido!! Seguro que lee todo el día lo que se escribe en el facebook, sus Whatsapp, el instagram... hoy todo eso es cultura, ¿no? ¿O me he perdido? Uff, leer a otros escritores me satura la cabeza, lo mismo por eso me va tal mal (Notesé la ironía) Me encanta tu blog y sobre todo, lo que trasmites con tus palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Coral! Tus palabras me alientan a seguir liándola sin querer XD
      Me alegra que te guste lo que escribo, opiniones y cosas que se me pasan por la cabeza, todo relacionado con los libros. Espero verte por aquí o Facebook. Un beso!!!!

      Eliminar
  7. Cabe aclarar que seguramente si escribe al menos debe releer lo que ya escribió para poder continuar, a menos,claro está, que esa persona no escribe lo que dice que escribe🤔

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Atalí! Eso podría ser otra posibilidad, que fuera simplemente la imagen de esos libros. Lo cual tampoco me sorprendería. Un beso!

      Eliminar