domingo, 30 de diciembre de 2018

Reflexión de Fin de Año



Se acaba el año. Bye bye 2018. Y este pequeño período en stand by durante la navidad me ha servido para reflexionar sobre cómo quiero que siga mi blog. La conclusión a la que he llegado es que quiero que sea cómo lo imaginé cuando lo creé.

Quiero que mi blog sea un sitio donde vengo a escribir lo que opino de los libros que leo. Punto. Si alguien lee mi opinión y quiere expresar la suya, genial. Que a alguna persona no le gusta lo que digo, que lo exprese también si quiere y sino que no me lea o no vuelva al blog. No hay más.

A partir de ahora no etiquetaré a ningún autor cuyo libro haya leído. Aunque de estos me quedan bien pocos en Facebook. Antes de las fiestas hice limpieza de grupos y de amigos en esta red social, he eliminado a casi todos los autores que tenía, excepto a aquellos con los que he tenido más contacto a lo largo de los meses y he desarrollado algún tipo de amistad. El resto, fuera. Me da igual lo que penséis, y si estáis de acuerdo o no, yo tengo mis motivos y os cuento a continuación parte de el por qué de esto.

El mundo de la autopublicación en Amazon es un grupo endogámico. Son siempre los mismos autores y seguidores los que se compran los libros mutuamente, se dejan opiniones, se aplauden y se apoyan. Todo es fantástico y maravilloso, todos los libros son obras maestras y, de cara a la galería, todos conviven en paz y armonía. Es un grupo que se retroalimenta a sí mismo, por lo tanto no hay opiniones sinceras, no hay críticas auténticas que aporten valor al dueño de la obra y lo único que se consigue es que se publiquen auténticas basuras. Porque como he dicho muchas veces: cualquiera pueda escribir, pero no cualquiera es escritor.

Estoy cansada de ver cómo se ataca a blogueros y lectores por decir que un libro no les ha gustado. Harta de ver a autores que se piensan que están a la altura de los grandes escritores de nuestra era. Asqueada de escuchar falsos halagos y ser testigo del peloteo llevado al extremo máximo. La mayoría de los autores autopublicados, y los satélites que orbitan a su alrededor (cuyo principal fin en esta vida es que les regalen libros y cosas), se mueven en la más absoluta hipocresía. Es agotador seguir el ritmo de este lobby. ¿Os había contado que me han denunciado publicaciones y fotos? Se ve que cuando a la gente no le gusta algo de lo que publico, en vez de decirlo abiertamente, van y me denuncian en Facebook.

Así que este año voy a dejar de leer bazofias, porque he pasado la mayoría del 2018 leyendo cosas que no me gustaban (la mayoría ni las he publicado en el blog en forma de reseña, porque no me merecía la pena perder el tiempo de esta manera). Me he introducido tanto en este mundo que he dejado de lado muchísimos libros que me habría encantado leer, principalmente libros de editoriales o lanzamientos que han sido considerados bestsellers, escritores famosos y consagrados que me gustan de siempre, este tipo de libros. Así que se acabó, tengo una estupenda biblioteca en mi barrio que suele tener los últimos lanzamientos, es hora de que le dé más uso a mi carné de la biblioteca. Lo que no tengan, a comprarlo como siempre he hecho.

Seamos realistas, la mayoría de lo que se está autopublicando en Amazon no son libros de calidad. No hablo sólo de que la historia no me guste, porque para gustos los colores, aunque por supuesto estoy en mi derecho de decir que NO me ha gustado un determinado libro por su historia. Pero me refiero principalmente a partes importante de un libro como son la narración, la ambientación, la congruencia de los personajes, la coherencia en la línea temporal, el desarrollo de la historia.... ¡las faltas de ortografía! ¡La gramática!.

En este nuevo año publicaré en el blog cuando me apetezca, leeré lo que me dé la gana y pasaré un poco (o bastante) de los autopublicados, excepto de los que ya conozco y sé que me gustan. Que nadie me intente vender su libro, por favor. Así no perderemos el tiempo ninguno de los dos. 

Mi blog nunca tendrá mil seguidores, lo sé y lo acepto. Tampoco es que empezara este blog con el fin de convertirme en influencer. Lo único que he pretendido desde el principio es intercambiar opiniones sobre libros con otros lectores. Por lo tanto, no le debo nada a nadie. Si pensabais que hasta ahora hablaba con total honestidad... bueno, siempre lo he hecho, sólo que algunas veces no he compartido todo lo que pensaba... o todo lo que sabía. Ahora sí lo haré. 

Soy Jane y este es mi blog.

domingo, 9 de diciembre de 2018

Una imperfecta flor inglesa (Concha Álvarez)


Sinopsis: Elena es la heredera de la casa MacGowan, pero ha crecido alejada de toda vida social para ocultar las quemaduras que sufrió de niña. Pero su vida da un vuelco cuando su tío le niega sus derechos como heredera y la expulsa de la vivienda familiar.
La joven, incapaz de aceptar la situación, se rebela y no duda en solicitar el apoyo del abogado de su padre. Dolida y confusa tras la desalentadora consulta al letrado, está a punto de ser atropellada por el carruaje conducido por Laramie Devereux, un conde francés de quien se rumorea que ha obtenido su fortuna con el contrabando de opio. Este sombrío personaje no duda en insultarla por su torpeza y las cicatrices que la hacen, a sus ojos, una mujer «imperfecta».
El destino, sin embargo, los hará coincidir de nuevo.
Gracias a una partida de cartas Elena urdirá un plan en el que las convenciones jugarán a su favor y el engaño será un arma de doble filo.
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

(Atención: Spoilers Espinosos Alert!).
(Atención 2: Este libro fue un regalo que la propia autora me hizo en persona, en el II Encuentro de Literatura Romántica de Pilas).



Lo dicho. Este libro me lo regaló la autora, coincidimos al final del evento y hablando con ella en medio de la calle, lo sacó de su bolso y me lo dedicó. Nos dijo a las que estábamos allí en ese momento: "Os voy a regalar mi libro". Así que esta es la primera reseña que hago de un libro que NO he pagado. Lo aviso para que lo sepa todo el mundo. Ahora paso a contar qué me ha parecido el libro.

Esta novela histórica narra la vida de Elena, una chica que sufrió graves quemaduras por un accidente con una vela cuando era niña y que la ha marcado en la sociedad en la que vive, puesto que nadie la querrá nunca por esposa (lo único para lo que podían vivir las chicas jóvenes en aquella época). Su tío, que es su tutor, la pone en una difícil situación cuando le dice que tiene que abandonar el hogar familiar. Al mismo tiempo, su tío decide casar a su hija con Laramie Devereux, que aunque en estos momentos lleva unos negocios muy honrados, fue pirata durante bastante tiempo. Entonces a Elena se le ocurre una idea brillante, para conseguir tener una familia y vivir dignamente, aunque ello suponga engañar a Laramie y hacer, de esa manera, que la odie por el resto de sus vidas.

En general, este libro me ha gustado. Para empezar tenemos a una protagonista que se sale de los convencionalismos de este tipo de novelas: no es una belleza deslumbrante. Es una chica joven cuyas quemaduras le han dejado cicatrices por gran parte de su cuerpo, y eso supone un estigma en su vida. Al mismo tiempo es una mujer que no se amilana por su situación, y como no se resigna, se busca la forma de conseguir lo que desea: tener una casa y una familia propia, y así un porvenir decente. Así que es una protagonista valiente, inteligente y decidida, y esto me ha gustado mucho. Sin salirse de los cánones sociales de la época, la autora ha sabido darle un giro al personaje, dotando a Elena de un carácter independiente poco visto en esos tiempos, a la par que realista por la situación tan límite en la que se encuentra.

El protagonista masculino sí que sigue más los estereotipos que nos encontramos en libros ambientados en esta época. Atractivo, con un pasado oscuro, mucho dinero, arrogante y con la intención de obtener una posición en la alta sociedad que, por diferentes motivos, no tiene. Es el típico hombre que en estas novelas gusta, así que es un personaje que cumple su cometido sin destacar demasiado.

Me ha gustado la historia por la originalidad que la escritora ha introducido en ella. Es verdad que me ha parecido que al libro le han faltado páginas, hay algunas cosas que ocurren demasiado deprisa. No es una novela larga, y eso hace que algunas partes de la trama tengan saltos. En alguna ocasión me he encontrado preguntándome, ¿y esto de dónde ha salido? Es un libro que quedó finalista en un certamen literario, quizá eso explica su longitud, la cual es, a mi parecer, escasa. 

Esta novela tiene unos personajes bien definidos, incluyendo unos secundarios que aportan su granito de arena a la historia para que esta tenga unos ingredientes que la hacen amena y entretenida: drama, romance, aventura, momentos peligrosos e incluso alguna escena divertida. He disfrutado esta lectura, es un libro bien escrito que hace pasar al lector un buen rato. La autora ha conseguido una perfecta ambientación en la época victoriana, lo cual yo, personalmente, agradezco enormemente.

Así que, desde aquí, agradecer a la autora su detalle con las lectoras a las que nos regaló su libro. Os lo recomiendo, no porque no me haya costado un céntimo, sino porque es un buen libro que disfrutaréis, si os gusta el romance histórico.

¡La vida pirata la vida mejor! (Tenía que decirlo, sorry). 

domingo, 2 de diciembre de 2018

Presidente (Katy Evans)



Sinopsis: Sube la temperatura en la campaña electoral de Estados Unidos.
Charlotte conoció a Matt cuando era una niña y se enamoró platónicamente de él.
Ahora, diez años después, Matt quiere ser el próximo presidente del país y Charlotte trabaja para él en la campaña.
¿Podrán evitar que su atracción ponga en peligro ganar las elecciones y llegar a la Casa Blanca?
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

(Atención: Spoilers Alert! Muchos! Porque me da la gana!)




El título de este libro debería ser "Cómo perder el tiempo leyendo 320 páginas" (según la información que facilita Amazon del total de páginas del libro... aunque a mí me han parecido 600). Bueno, primer libro que leo de esta escritora y el último. Tenía buena pinta y tal, y eso que la sinopsis no es que ayude mucho a enganchar a alguien. Aunque claro, si se explayan más en la sinopsis nos quedamos sin libro. 

Charlotte y Matt se conocieron cuando eran niños, el padre de ella era Senador y el de él era Presidente, ambos de Estados Unidos (aclaro para que no haya confusión). Ella ha estado siempre enamorada de él, pero ha seguido con su vida y ha sido una niña buena. Sus padres, creo, están orgullosos de ella. Matt dijo que nunca se presentaría a Presidente, pero el asesinato de su padre cuando era adolescente (muy a lo Kennedy) hizo mella en él, y con treinta y cinco lindos años decide presentarse a la campaña presidencial. En ese instante, se acordará de Charlotte y le pedirá que trabaje para él en su campaña. Ella no podrá resistirse. El trabajar juntos dará pie a que surjan las chispas del amor y la pasión entre ellos, que tendrán que mantener el secreto por el bien del futuro de Matt (y ya puestos, del resto de la nación).

Voy a empezar por comentar las cosas que me han gustado de este libro. 

Por un lado, creo que la escritora hace un buen trabajo creando una tensión sexual entre los protagonistas que aumenta capítulo tras capítulo y consigue mantenerla hasta que decide que es hora de que estos dos se metan en faena de una buena vez. Otro punto que no ha estado mal es el retrato que hace de lo que supone para una persona presentar su candidatura a la presidencia de los Estados Unidos de América. Ha sido muy acertada su decisión de presentar a Matt como candidato independiente. También parece que se ha documentado en los tejemanejes de una campaña, aunque tampoco profundiza mucho en el tema, y teniendo en cuenta la cantidad de información que hay en todas partes sobre esto, bueno, le concedo el mérito de haber intentado ser tan fiel a la realidad como la historia se lo ha permitido.

Ahora pasemos a lo que no me ha gustado. Es decir, el 90% restante del libro.

Qué libro tan aburrido, reiterativo y pesado. NO pasa nada. La novela está centrada en la historia de amor entre Matt y Charlotte, pero es que no ocurre nada más en este libro. Y lo peor de todo es que lo que pasa entre ellos es (siempre) lo mismo. Os haré una lista para que os hagáis una idea de a qué me refiero:

  • Matt la observa con una mirada ardiente. Charlotte se ruboriza.
  • Matt habla con ella. A Charlotte se le encogen los dedos de los pies dentro de los zapatos.
  • Matt le roza la espalda levemente con un par de dedos. A Charlotte se le contraen las entrañas.
  • Matt se acerca más de lo que está socialmente admitido. Los pezones de Charlotte se endurecen.

Y así, hasta el infinito y más allá. A esta pobre chica no la dejan descansar en todo el libro, qué tensión cada vez que el protagonista masculino hace su aparición en una escena. Trabajar en esa oficina es agotador, por lo menos para ella. Para empeorar la situación, la asciende de puesto para que así tenga que viajar con él a todos los eventos, mítines, charlas y visitas que haga (ahí sí ha estado listo el muchacho, ¿eh?).

Como podéis imaginar, ante semejantes situaciones, los protagonistas terminan involucrados en una relación sexual sentimental. Por lo que el resto de la novela nos lleva de cama en cama y de escondite en escondite, donde ellos puedan dar rienda suelta a su pasión sin ser descubiertos. Una vez empezada esta relación, la protagonista femenina nos ilustra página tras página con la misma información sobre él, una y otra vez. Haré otra lista:

  • Matt es un hombre muy atractivo.
  • Matt es muy sexy.
  • Matt es un hombre muy alto.
  • Matt es muy carismático.
  • Matt es un moreno guapetón que quita el aliento.
  • Matt es el hombre vivo más sexy del mundo.
  • Matt es el perfecto candidato a presidente por sus increíbles valores.
  • Matt es muy alto y apuesto.
  • Matt sigue siendo el mejor ejemplar masculino que ha habido en la historia de nuestra raza.
  • Matt es irresistiblemente sexy.
  • Y es muy alto. Y musculoso. Elegante y tiene una educación exquisita. Un saber estar.
  • ¿He mencionado ya que Matt es tremendamente atractivo?
  • Matt es el hombre de tu vida. ¡No lo dejes escapar Charlotte!

Como podéis ver, el libro no da para más. No entiendo por qué no está catalogado como novela erótica, cuando es prácticamente lo que hacen la mayor parte del tiempo. Eso, y echarse miradas abrasadoras cada dos minutos.

Aquí se queda la reseña, creo que con lo que he escrito sabéis de qué va el libro. 

Como apuntes finales: ella tiene un gato, él tiene un perro. Ella NO deja de morderse el labio en todo el libro. ¿Y alguien puede, por favor, explicarme por qué demonios no pueden estar juntos? ¡Pero si hasta él la llama la novia de América en una ocasión! No entiendo nada.

No puedo más con esta novela. Si amáis las letras, NO leáis este libro. O leedlo, si sois así de temerarios, pero yo no quiero saber nada de las consecuencias que os pueda acarrear su lectura. Los psicólogos salen caros.